Compartir

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

La directora de la División de Información, Evidencia, Investigación e Innovación de la Oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa, Claudia Stein, ha recordado que la “mayoría” de los países europeos no tienen incluida la vacuna de la varicela en el calendario vacunal infantil.

En marzo de 2013, Sanidad y las comunidades acordaron que la vacuna de la varicela estuviera en el calendario vacunal sólo para aquellos niños de 12 años que no hubieran pasado la enfermedad o en aquellos con patologías de base en los que la enfermedad supusiera un riesgo en caso de contagio. Un año más tarde, la entonces ministra Ana Mato decidió cambiar su estatus a uso hospitalario para que no pudiera venderse en farmacias, lo que propició las protestas de sociedades científicas y grupos políticos.

No obstante, y tras las críticas recibidas por diferentes sectores de la sociedad, incluidos los pediatras, el pasado mes de julio el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) acordó volverla a financiar a edades tempranas. Además, el actual ministro, Alfonso Alonso, ha anunciado que a partir de 2016 volverá a venderse libremente en las oficinas de farmacia, momento en el que aparecerá oficialmente en el calendario de vacunación infantil.

Ante esto, la experta de la OMS ha asegurado a Europa Press que, si bien la vacunación es una de las medidas “más eficaces” de salud pública, en la mayoría de los países europeos no forma parte del programa rutinario de vacunación. De hecho, sólo la tienen incluida Letonia, Grecia, Chipre, Alemania y cuatro regiones de Italia.

“Las vacunas que se incluyen en el esquema nacional de vacunación es un asunto que los gobiernos nacionales deben decidir, pero en la Región Europea de la OMS la mayoría no la tienen incluida”, ha apostillado Stein.

LAS GENERACIONES FUTURAS PUEDEN VIVIR MENOS

Por otra parte, y respecto al informe publicado esta semana por la OMS sobre la salud de los europeos, Stein ha asegurado que la salud de los españoles es “buena”, especialmente la de las mujeres, aunque ha alertado de que las generaciones futuras pueden vivir menos tiempo.

Esto se debe a los altos niveles de consumo de alcohol y tabaco, así como al progresivo aumento de la obesidad y sobrepeso. “La esperanza de vida ha aumentado de manera constante, pero si los grandes factores de riesgo, como el consumo de tabaco y alcohol, no se tratan y, además, el sobrepeso y la obesidad siguen aumentando, es posible que las generaciones futuras no vivan tanto”, ha alertado.

En este sentido, la experta del organismo dependiente de Naciones Unidas ha destacado los beneficios “cuantificables” aportados por la Ley Antitabaco, aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque ha recomendado realizar otras intervenciones para disminuir, aún más, el consumo como, por ejemplo, las cajetillas de tabaco genéricas.

De hecho, en Australia, primer país a nivel mundial en implantar esta medida en 2012, la prevalencia del consumo de tabaco ha descendido del 15,1 por ciento al 12,8 por ciento. Además, a principios de 2015, Irlanda también ha aprobado esta legislación, convirtiéndose en el primer país europeo que adopta la medida.

“La prohibición de fumar en España fue una intervención política de enorme importancia porque tuvo beneficios cuantificables. Ahora bien, una vez implementada existen otras intervenciones que los gobiernos pueden utilizar como, por ejemplo, los paquetes genéricos”, ha zanjado Stein.