Compartir

Llama “marioneta” a la jueza que le condenó y denuncia sus condiciones de reclusión

CARACAS, 25 (EUROPA PRESS)

El líder opositor Leopoldo López ha hecho un llamamiento a “toda la sociedad venezolana” que se aglutine en torno a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para que gane las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre y “devuelva la democracia” a Venezuela.

“Para que Venezuela salga adelante primero debemos cambiar el sistema quitando democráticamente al partido corrupto que nos gobierna. Las elecciones parlamentarias suponen una oportunidad, pero para tener éxito debemos estar unidos”, ha dicho en un artículo publicado en 'The New York Times'.

López ha destacado la creación, hace varios años, de la coalición opositora, pero ha considerado que para arrebatar la mayoría parlamentaria al 'chavismo' no es suficiente. “Necesitamos expandir esta unidad a todos los miembros de la sociedad que quieren un cambio”, ha sostenido.

También ha reclamado el apoyo del resto del mundo. “No podemos hacer esto solos. Necesitamos que la comunidad internacional presione a favor de nuestros derechos democráticos sacando a relucir todos los abusos directamente ante el Gobierno venezolano”, ha pedido.

En concreto, el jefe de Voluntad Popular ha reclamado a Naciones Unidas que haga de la causa venezolano “un tema de la agenda del Consejo de Derechos Humanos” y a la Organización de Estados Americanos (OEA) “que invoque la Carta Democrática”.

Además, “se debe aumentar la presión sobre el Gobierno venezolano para que permita que haya observadores electorales de la OEA y de la Unión Europea, algo que no ocurrió en 2006”. “Su independencia e imparcialidad son más necesarias que nunca para garantizar que nuestra oportunidad para el cambio no está en peligro”, ha explicado.

OPOSITORES PERSEGUIDOS

López ha advertido de que, en cualquier caso, los comicios están viciados desde su inicio porque la campaña lanzada por el Gobierno de Maduro para “descalificar a la oposición”, encarcelando a algunos de sus líderes e inhabilitando a otros para impedir que sean candidatos.

Así, ha exigido que sus compañeros María Corina Machado, Manuel Rosales, Pablo Pérez y Carlos Vecchio, entre otros, puedan concurrir a las elecciones parlamentarias y que los “76 presos políticos”, incluido él y los que se encuentran bajo arresto domiciliario, como Antonio Ledezma y Daniel Ceballos, sean liberados.

“Unas elecciones no pueden ser justas o libres cuando a aquellos que piensan diferente se les ha prohibido ser candidatos o están entre rejas”, ha esgrimido.

APUESTA POR EL CAMBIO

López ha confiado en lo inminente del cambio que promete la MUD. “Estoy convenido de la justicia de nuestra causa: la liberación del pueblo de las dolorosas consecuencias de un sistema de Gobierno que ha fracasado política, social y económicamente”, ha dicho.

“Hemos perdido nuestra democracia”, ha lamentado. “El Gobierno ha atacado a quienes no están de acuerdo”, ha denunciado, recordando su caso. “La sentencia en mi contra tiene como objetivo enviar un mensaje a todos los venezolanos que luchan por un país mejor (…): quiere que nos rindamos”, ha sostenido.

Si la MUD llega al poder, López ha prometido que “trabajará por una Venezuela donde los derechos estén garantizados para todos, incluso el derecho a una vida digna, y donde todos los venezolanos puedan convivir pacíficamente”.

López también ha cargado contra el desempeño económico del Gobierno de Maduro. “Nuestra economía es la peor de la región: el PIB caerá por debajo del siete por ciento y sufrimos la inflación más alta de todo el mundo”, ha señalado.

“Nosotros queremos un modelo en el que todos pueden beneficiarse del crecimiento, especialmente los que tienen menos. Queremos promover la industria local y la inversión privada para aumentar la producción y generar empleo”, ha avanzado.

UNA PEQUEÑA CELDA

López ha aprovechado para volver a rechazar la sentencia a 13 años y 9 meses de cárcel dictada el 10 de septiembre en su contra como autor intelectual de los disturbios que se desataron el 12 de febrero de 2014 en la Fiscalía y que desembocaron en las revueltas opositoras.

“La jueza Susana Barreiros es una mera marioneta de los gobernantes que intentan defender sus privilegios”, ha denunciado. “No tengo reproches”, ha asegurado, explicando que cuando el 18 de febrero de 2014 se entregó a la Fiscalía sabía que no tendría un juicio justo.

“Ahora estoy confinado en solitario en una celda de siete por diez pies que no tiene nada más que una cama, un baño y un pequeño armario. No puedo escribir y el único libro que me dejan es la Biblia. Ni siquiera tengo una vela para cuando se hace de noche. Pero las grandes causas requieren grandes sacrificios”, ha remachado.