Compartir

Reclama la transferencia de la Seguridad Social y dice que el Estado “no regala nada al jubilado vasco”

VITORIA, 24 (EUROPA PRESS)

El portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, ha defendido que un final de ETA requiere por parte del Gobierno central de “menos triunfalismo, menos unilateralidad y más prudencia”, pero también ha criticado que, tras cuatro años del cese de la violencia, “todavía ETA no cuente con un protocolo de desarme y de verificación de la autenticidad de esa decisión”. “¿Se puede hacer peor?”, se ha preguntado dirigiéndose “a quien le corresponda dentro de la izquierda abertzale”.

Egibar ha realizado estas declaraciones en el Pleno de Política General que se celebra en el Parlamento vasco, donde ha criticado que “haya quienes no quieren reconocer la existencia de otras víctimas” diferentes a las de ETA porque “pretenden una memoria parcial de lo ocurrido”.

El portavoz jeltzale ha defendido que ETA tiene una “responsabilidad intransferible”, pero ha subrayado que en el País vasco han pasado “cosas muy graves” desde los años 60 y hasta bien entrados los años 80, y ha denunciado que “hoy todavía no sabemos toda la verdad sobre el GAL”. “Todavía hay víctimas del GAL y del Batallón Vasco-español que no han sido reconocidas”, ha criticado.

Asimismo, ha lamentado que otras de estas víctimas que sí han sido reconocidas, aunque “todavía tienen denegada la indemnización”, por lo que cree que hay que “enfrentar esa realidad”.

El dirigente jeltzale ha rechazado que esto sea “alimentar la teoría del conflicto” como ha denunciado el parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, sino que cree que servirá para tener una “visión integral” y para reconocer que el Estado de Derecho no fue, en muchas ocasiones, tan Estado de Derecho”.

Por otro lado, también ha criticado “a quienes no quieren analizar ni valorar, específicamente lo que ha supuesto la violencia de ETA”, mientras que “no tienen ningún problema para analizar la violencia del GAL o los abusos policiales”. “Eluden el análisis crítico de lo que ha supuesto ETA y quieren hacer un 'totum revolutum' en el que se desdibuje todo”, ha reprochado.

Egibar ha afirmado que “ETA violó derechos humanos”, por lo que cree que “hoy, un compromiso con los Derechos Humanos es absolutamente incompatible con una mirada olvidadiza a lo que fue la acción de ETA”. “Tenemos que superar esas visiones parciales de lo que ha supuesto la violencia e incorporar una visión integral”, ha defendido.

Respecto al final de la violencia, el portavoz del PNV se ha preguntado “si un final policial garantiza, de forma segura, un desarme total y desaparición completa de ETA”, y ha subrayado que un final de ETA “requiere por parte del Gobierno español menos triunfalismo, menos unilateralidad y más prudencia”.

“Un final ordenado de la violencia debe garantizar un desarme seguro y real, y una desaparición segura y completa de ETA. No puede haber situaciones en las que se den armas fuera de control, militantes fuera de control o una sigla fuera de control”, ha insistido, para recordar que ésta es la propuesta que, “una y otra vez, este gobierno ha trasladado a las instituciones y agentes concernidos y que ha tenido la callada por respuesta, cuando no el rechazo”.

En este sentido, se ha dirigido a la izquierda abertzale para preguntarse si se puede “gestionar peor el final de una organización como ETA”. “Se hace desde la autosuficiencia más absoluta y fuera de cualquier sentido de la realidad, una hipótesis que nos lleva a que tras, cuatro años, todavía ETA no tienen un protocolo de desarme, verificación de la autenticidad de esa decisión”, ha criticado dirigiéndose “a quien le corresponda dentro de la izquierda abertzale”. “¿Se puede hacer peor?”, se ha preguntado Egibar.

Tras lamentar que “no se han dado pasos serios ni efectivos, ni en el desarme ni en el reconocimiento del daño causado”, ha criticado también que los presos, tras su pronunciamiento a finales de 2013, no han “desarrollado” aquel pronunciamiento con el que asumían la legalidad penitenciaria, así como la reinserción individual y el rechazado a la violencia. “Para avanzar hay que dar pasos”, ha defendido.

El portavoz parlamentario del PNV ha asegurado que la sociedad ha reclamado “claramente” a ETA que dé pasos “unilateralmente para su desarme y desaparición”, al Gobierno central la ciudadanía le ha pedido que “modifique la política penitenciaria”, y las instituciones y los partidos políticos deben “construir un proceso de acuerdos”.

AUTOGOBIERNO

En materia de autogobierno, Joseba Egibar ha vuelto a reclamar la transferencia de la Seguridad Social y ha pedido “a quienes creen en el Estatuto de autonomía, que cumplan”, rechazando “el argumento falaz de quienes dicen que alguien nos ha hecho un favor al no haberla transferido porque esto sería una ruina”. “Hay que decir al jubilado vasco que el estado no le regala nada. El jubilado vasco no debe a nadie nada porque su pensión es consecuencia de su cotización”, ha asegurado.

Egibar ha explicado que el descenso acumulado de afiliados a la Seguridad Social de 2008 al 2013 es del 15,2% en España y en Euskadi del 10,4%. “Si la pérdida de cotizantes es más acusada en España que aquí, con cinco puntos; si la tasa de empleo en Euskadi es mayor que la española en ocho puntos; si la tasa de paro en Euskadi es notablemente menor en diez puntos; ¿por qué regla de tres la Seguridad Social en España es viable y la vasca no?”, ha preguntado.

Para el PNV, la no transferencia responde a un “argumento político” y al “miedo” que tienen las instituciones del Estado a que las administraciones vascas tengan “vínculo directo con las personas”.

Por último, ha explicado que en Cataluña, el proceso del 'derecho a decidir' tienen una “velocidad” distinta a la del País vasco porque “los partidos nacionalistas, a lo largo de décadas”, incluso cuando han tenido ideas contrapuestas, “han utilizado vías democráticas y pacíficas” y la movilización popular siempre ha estado “insertada en las instituciones”. “Las marchas no acaban en las campas, sino en las instituciones”, ha señalado.