Compartir

Exige la vuelta de comedores a los centros, un nuevo calendario escolar y acabar con los deberes

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

La Confederación Estatal de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) ha hecho este miércoles un llamamiento a las familias para que reclamen a los centros escolares públicos y concertados el reintegro del dinero de los libros de texto de la educación obligatoria con el tiquet y un documento del Ministerio de Educación, que, según esta organización, avala la gratuidad de los libros en esta etapa.

Así lo ha indicado el presidente de CEAPA, Jesús Salido, en una rueda de prensa para valorar el “caótico” comienzo del curso escolar 2014-2015 por la “precipitada” implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en Primaria, cursos impares de ESO y primero de Bachillerato.

Sobre los libros, Salido ha explicado que esta organización registró hace más de dos meses un escrito en el departamento de Educación, Cultura y Deporte para solicitarle información acerca de la obligatoriedad de aportar padres y tutores legales de los alumnos los libros de texto y el material escolar en la educación obligatoria.

El ministerio ha respondido a CEAPA en una carta, que esta organización ha distribuido a los medios, en la que cita, entre otros, el artículo 112 de la Ley Orgánica de Educación que indica que “corresponde a las administraciones educativas dotar a los centros públicos de los medios materiales y humanos necesarios para ofrecer una educación de calidad y garantizarla igualdad de oportunidades en la escuela”.

A juicio de esta organización, el texto del ministerio les dá “la razón” y por eso recomienda a las familias a que acudan a los centros escolares a reclamar el importe de los libros porque, según advierte su presidente, responde a la “gratuidad constitucional de la educación obligatoria”. “Los padres no tienen que comprar los libros en esta etapa”, ha añadido.

“EL LIBRO ESTÁ OBSOLETO”

Desde CEAPA advierten también de que los 24 millones de euros que el Gobierno ha repartido entre las comunidades autónomas para ayudas a la compra de material escolar este mes de septiembre no tiene otro objetivo que “financiar la implantación de la LOMCE” pues este dinero es para la compra de los nuevos libros de texto adaptados a la ley.

“No queremos que se invierta dinero público en libros, que es una herramienta obsoleta, sino para diseñar un nuevo modelo pedagógico basado en las nuevas tecnologías, que es con lo que los niños están familiarizados”, advierte el portavoz de CEAPA, José Luis Pazos, que ha alertado de las “amenazas” de las editoriales a las administraciones educativas que se han posicionado en contra del cambio de libros por la LOMCE. “Es inmoral obligar a las familias a vaciarse los bolsillos”, ha añadido.

Salido ha indicado también que la organización ha recibido quejas de padres por el desabastecimiento de materiales en las tiendas y ha indicado que a su organización le “gusta” que exista este desabastecimiento y desea que “no se repongan los libros”.

COMIDA CASERA Y NO DE CÁTERING

Sobre los comedores escolares, CEAPA reclama la vuelta de las cocinas en los centros y rechaza el servicio externo de cátering y cuestiona su 'línea fría', que “repercute en los sabores y texturas”. “La idea es que se haga la comida casera en el propio centro y con productos del entorno, mediante el consumo cercano y ecológico”, ha indicado Pazos, que ha preguntado “si los adultos aceptarían comer de cátering los 365 días del año”.

Esta organización señala que el precio de los menús varía en función de la comunidad autónoma y ha alertado de que en alguna se ha duplicado. Nuevamente, CEAPA ha pedido que este servicio complementario sea gratuito en la etapa obligatoria porque también tiene una “finalidad educativa”. “Los comedores ahora parecen comederos”, han advertido.

LOS DEBERES, EN HORARIO LECTIVO

Esta entidad ha reiterado su rechazo a los deberes “obligatorios” y la penalización por no hacerlos. Considera que quiénes no cuentan con la ayuda de sus padres y no pueden pagar una academia o un profesor particular están en “desventaja” frente a los que se lo pueden permitir. “Toda actividad obligatoria tiene que hacerse en horario lectivo”, ha subrayado Salido.

Pazos ha alertado de que si se tiene en cuenta las dos o tres horas de media que tiene que dedicar un alumno de 1º de ESO a los deberes, su jornada semanal asciende a las sesenta horas semanales y ha cuestionado si los docentes estarían dispuestos a hacer ese horario.

EXÁMENES DE RECUPERACIÓN EN JULIO

En cuanto al calendario lectivo, los responsables de CEAPA han asegurado que existe un debate a nivel autonómico con la administración educativa para replantear la forma en que está organizado el curso, que cuenta con 175 días lectivos como mínimo, pero que, según afirman, “se ha convertido en un máximo” y cuyas fiestas religiosas “interrumpen” el desarrollo del curso.

“Hay varias comunidades de distinto signo político que están de acuerdo en cambiar el calendario”, ha avanzado Pazos sin querer desvelar aún de que administraciones se trata.

Esta organización critica que los exámenes de recuperación se hagan en septiembre y no en julio; que durante los meses de junio y septiembre la mayoría de los colegios establezcan la media jornada, pese al “perjuicio” que genera en las familias; o que se obligue a realizar un periodo de adaptación a los niños de tres años, que considera “algo estrambótico” e incompatible con el trabajo de los padres.