martes, 29 septiembre 2020 9:35

El número de mujeres y niñas en prisión ha aumentado un 50 por ciento desde 2000

Estados Unidos y China suman más de 300.000 internas en sus prisiones

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El número de mujeres y niñas que permanecen encarceladas en todo el mundo ha aumentado en un 50 por ciento en los últimos quince años, de 2000 a 2015, con un total de 700.000 reclusas en la actualidad, según un estudio publicado por el Instituto para la Investigación de la Política Penal de la Universidad de Londres.

De acuerdo con la tercera edición de la Lista Mundial de Encarcelamiento de Mujeres, el número de reclusas ha crecido a un ritmo mucho mayor que en el caso de los internos en el periodo que va de 2000 a 2015.

El estudio aporta información sobre las mujeres encarceladas en la mayoría de los países del mundo, con los porcentajes que representan por cada 100.000 habitantes y con las tendencias que se observan en este sector.

EEUU Y CHINA LIDERAN LA LISTA CON MÁS ENCARCELADAS

Estados Unidos tiene en sus prisiones a más de 200.000 mujeres y niñas (205.400) y China mantiene entre rejas a más de 100.000 reclusas. La cifra concreta en China asciende a 103.766 féminas más un número indeterminado de detenidas en régimen de detención preventiva o administrativa.

En tercer lugar, Rusia cuenta con un total de 53.304 presas, Tailandia tiene a 44.751, Brasil a 37.380, Vietnam a 20.553, India a 18.188 y México a 13.400. El estudio del Instituto para la Investigación de la Política Penal pone de manifiesto que la población reclusa femenina representa de media entre el 2 y el 9 por ciento de la población carcelaria.

Hong Kong (China) es el territorio que cuenta con el mayor porcentaje de presas, con más de un 19 por ciento, seguido por Macao (China), con cerca del 19 por ciento, Birmania, con más del 16, Bolivia, Qatar, Tailandia y Vietnam, con entre el 14 y el 15 por ciento y Kuwait, con casi el 14 por ciento.

La proporción de mujeres y niñas encarceladas con respecto a la población reclusa es menor en los países de África, con una media del 2,8 por ciento, y mayor en Asia, con una media del 6 por ciento. La media en Europa es del 4,9 por ciento y a nivel mundial es del 4,4 por ciento%.

La proporción de reclusas en relación con la población del país alcanza sus niveles más bajos en África, con una media de 2,5 reclusas por cada 100.000 habitantes, mientras que en Asia esa media es tres veces mayor y en las Américas es cuatro veces más.

TAILANDIA, LA MAYOR CUOTA DE PRESAS POR HABITANTE

La mayor cuota de mujeres en prisión la registra Tailandia, con 66,4 presas por cada 100.000 habitantes, seguida por Estados Unidos, con 64,6; islas Seychelles, con 48,9; El Salvador, con 45,9; Turkmenistán, con 38,2; y Rusia, con 36,9 internas por cada 100.000 habitantes.

Desde 2000 a 2015, el estudio muestra que la población de reclusas ha aumentado un 50 por ciento, un incremento que “no puede explicarse” por el crecimiento de la población a nivel mundial, toda vez que solo ha crecido un 18 por ciento en este periodo.

“La población de mujeres en prisión ha crecido en todos los continente. Los aumentos han sido mayores que el crecimiento de las poblaciones a nivel nacional, salvo en África, donde el incremento de la población de reclusas ha sido solo la mitad de grande que el crecimiento de población del continente”, ha explicado el Instituto para la Investigación de la Política Penal.

“Los aumentos de reclusas en las Américas, Oceanía y Asia han sido, respectivamente, tres, cuatro y cinco veces mayores que el crecimiento de la población en estos continentes”, ha señalado.

Los indicadores de este estudio señalan que la población de mujeres encarceladas no solo ha crecido pronunciadamente, también ha crecido mas rápido que el número de presos. La población reclusa masculina ha aumentado en un 20 por ciento desde 2000, frente al incremento de cerca del 50 por ciento de las mujeres.

“El Instituto para la Investigación de la Política Penal llama la atención sobre el elevado y rápido aumento del número de mujeres y niñas en instituciones penitenciarias de todo el mundo. Estas mujeres y niñas representan una pequeña pero creciente minoría del total de población carcelaria mundial”, ha explicado Jessica Jacobson, la codirectora del Instituto.

Jacobson ha advertido de que las reclusas “conforman un grupo extremadamente vulnerable y necesitado y tienden a ser víctimas de delitos y abusos”. “El aumento cercano al 50 por ciento de mujeres y niños en prisión debería ser un motivo de profunda preocupación para los gobiernos, las administraciones penitenciarias y todos aquellos que están comprometidos con la justicia y la reforma penal”, ha concluido.