Compartir

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El líder de la junta militar golpista en Burkina Faso, el general Gilbert Dienderé, ha advertido este lunes de que la actual situación en el país podría desencadenar enfrentamientos y una “guerra civil” y se ha mostrado dispuesto a entregar el poder cuando haya un acuerdo definitivo con la mediación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

En un comunicado publicado en el portal lefaso.net, el general Dienderé ha confirmado su disposición a “entregar el poder a las autoridades civiles de transición tras un acuerdo definitivo de salida de la crisis bajo la égida de la CEDEAO”.

Según explica, ha tomado esta decisión tras el proyecto de acuerdo facilitado por esta organización y “ante la gravedad de la situación de seguridad caracterizada por el riesgo de enfrentamiento que puede conllevar el caos, la guerra civil y la violación masiva de los Derechos Humanos”.

Asimismo, además de lamentar los muertos y heridos registrados desde que se produjo el golpe el miércoles pasado, ha anunciado que acepta la liberación del primer ministro, “el teniente coronel Yacouba Isaac Zida en señal de apaciguamiento conforme al proyecto de acuerdo”.

Por otra parte, ha sostenido que la junta militar está comprometida a “actuar por la cohesión del Ejército” y ha presentado “sus disculpas a la nación y a la comunidad internacional”.

El comunicado del general Dienderé se produce tras otro previo del Estado Mayor de Burkina Faso que había anunciado que “el conjunto” de las Fuerzas Armadas del país se dirige actualmente hacia Uagadugu, la capital, con el objetivo de desarmar a la guardia presidencial “sin derramamiento de sangre”.

La guardia presidencial, integrada por unos 1.200 efectivos, había protagonizado la semana pasada un golpe de Estado durante el que retuvo al presidente de transición, Michel Kafando, y a Isaac Zida. El Estado Mayor ha pedido este lunes a sus miembros que “depongan inmediatamente las armas y se trasladen al campamento Sangoulé Lamizana”, en la capital, prometiendo que “su seguridad y la de sus familias será garantizada”.