Compartir

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El sexo es rara vez la causa de un ataque al corazón y la mayoría de los pacientes con enfermedades cardiacas pueden reanudar de forma segura su actividad sexual después de un ataque al corazón, según un artículo sobre una investigación que se publica en 'Journal of the American College of Cardiology'.

La actividad sexual puede ser una preocupación para muchos pacientes de ataque cardiaco que se inquietan porque el esfuerzo pueda desencadenar otro evento cardiaco, pero los datos sobre los daños y beneficios de la actividad sexual en los pacientes enfermos del corazón son limitados. Según este nuevo trabajo, la actividad sexual en general implica una actividad física moderada comparable a subir dos escaleras o dar un paseo a paso ligero.

Los investigadores observaron a 536 pacientes con enfermedad cardiaca entre los 30 y 70 años de edad para evaluar la actividad sexual durante los 12 meses antes de un ataque al corazón y estimar la asociación de la frecuencia de la actividad sexual con eventos cardiovasculares posteriores, incluyendo ataque al corazón, accidente cerebrovascular o muerte cardiovascular.

En un cuestionario de autoevaluación, el 14,9 por ciento de los pacientes informó que no tuvo actividad sexual en los 12 meses antes de su ataque al corazón; un 4,7 por ciento informó de mantener relaciones sexuales menos de una vez al mes; el 25,4 por ciento dijo tener sexo menos de una vez por semana y el 55 por ciento informó de hacer el amor una o más veces por semana.

Durante diez años de seguimiento en esta investigación, se produjeron cien eventos cardiovasculares adversos en pacientes implicados en el estudio, pero la actividad sexual no era un factor de riesgo de eventos cardiovasculares adversos posteriores.

Los científicos también evaluaron el tiempo transcurrido desde la última actividad sexual antes del ataque al corazón. Sólo el 0,7 por ciento informó de haber tenido sexo dentro de una hora antes de su ataque al corazón, mientras que más del 78 por ciento dijo que su última actividad sexual se produjo más de 24 horas antes del ataque al corazón.

“En base a estos datos, parece muy poco probable que la actividad sexual sea un detonante importante de ataque al corazón”, afirma el autor principal del estudio, Dietrich Rothenbacher, director del Instituto de Epidemiología y Biometría Médica de la Universidad de Ulm, en Ulm, Alemania.

“Menos de la mitad de los hombres y menos de un tercio de las mujeres obtienen información sobre la actividad sexual después de un ataque al corazón por parte de sus médicos. Es importante tranquilizar a los pacientes de que no tienen que estar preocupados y deben reanudar su actividad sexual habitual”, añade.

Los investigadores dijeron que aunque los beneficios de la actividad sexual son superiores a los riesgos, se debe comunicar a los pacientes la posibilidad de disfunción eréctil como efecto secundario de varios medicamentos protectores cardiovasculares y el riesgo de una caída de la presión arterial por la combinación de ciertos medicamentos para el corazón con fármacos para la disfunción eréctil.