Quantcast

La música podría servir como terapia para las personas con Alzheimer, según un experto

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La música y otras actividades agradables, como cocinar, son beneficiosas en las personas con demencia y tiene un potencial muy prometedor como terapia, según ha explicado el neuropsicólogo en el Centro de Rehabilitación Neurológica Fivan, Javier Chirivella, con motivo del Día Mundial del Alzheimer, que se celebrará el próximo 21 de septiembre.

“Existe evidencia científica en la línea de que tenemos la música en zonas del cerebro diferentes de las el resto de recuerdos. Puede ser uno de los motivos por los que algunos pacientes con Alzheimer conservan sus recuerdos musicales incluso en fases avanzadas de la enfermedad”, ha señalado Chirivella, que también es miembro de Saluspot.

En la actualidad, los tratamientos para el Alzheimer se basan en medicación combinada con estimulación cognitiva o rehabilitación. Sin embargo, la medicación no detiene la degeneración cerebral, sino que ayuda a combatir los síntomas asociados. Aunque no se sabe a ciencia cierta si la música tiene el poder de rehabilitar a un paciente con Alzheimer, sí que tiene un efecto notable sobre su estado emocional y conductual.

El Alzheimer es el tipo de demencia más común y suele tener lugar en edades avanzadas. Sus primeros síntomas son pérdidas de memoria y despistes que interfieren en el día a día, además de problemas para utilizar ciertas herramientas o para denominar objetos sencillos y cotidianos.

UN DIAGNÓSTICO PRECOZ AYUDA AL TRATAMIENTO

Chirivella ha señalado que lo más importante para prevenir esta enfermedad es un diagnóstico temprano, “consultando con el médico de cabecera o acudiendo directamente al neurólogo”. En ese momento se realizará un diagnóstico diferencial con el apoyo de pruebas de neuroimagen, como una resonancia magnética o una tomografía por emisión de positrones (PET), y pruebas neuropsicológicas o test.

Esto ayuda a diferenciar “si se trata de una demencia, ya que el tratamiento es distinto al que se ofrecería, por ejemplo, en un caso de deterioro cognitivo relacionado con depresión”, ha explicado Chirivella. Por otro lado, también se puede diagnosticar la enfermedad antes de que aparezcan los primeros síntomas de deterioro cognitivo a través de la medición de ciertos biomarcadores o con técnicas de neuroimagen sofisticadas.

ESTIMULACIÓN ELÉCTRICA Y MAGNÉTICA, LAS ÚLTIMAS TERAPIAS

Actualmente se están llevando a cabo terapias como la estimulación eléctrica no invasiva y la estimulación magnética cerebral, que se ha comprobado que tienen efectos positivos en las funciones cognitivas, tanto en el envejecimiento normal como en el patológico.

Chirivella ha afirmado que estas técnicas se utilizan “con efectos muy positivos en el campo de la neurorrehabilitación” y que con ellas se modula “la electricidad del cerebro, estimulando las neuronas para que las zonas 'dormidas' del cerebro se activen”.

Comentarios de Facebook