Compartir

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Tesoro Público ha colocado 4.812 millones de euros en una emisión de bonos y obligaciones, cerca del rango máximo previso, aunque ha ofrecido a los inversores tipos más altos que en la anterior ocasión en los bonos a diez y tres años, y ha bajado la rentabilidad en el de cinco años.

Los inversores siguen mostrando apetito por la deuda pública española, ya que el importe solicitado ha superado los 7.000 millones de euros, 1,5 veces por encima de lo que el Tesoro ha colocado finalmente en los mercados.

En concreto, el organismo ha vendido 1.835 millones en bonos a 3 años con cupón del 0,25% y vencimiento a 30 de abril de 2018, con un tipo marginal del 0,412%, frente al 0,348% de la emisión previa. La demanda ha superado en 0,4 veces lo adjudicado, por encima de las 0,3 veces de la ocasión anterior.

En la subasta a cinco años, el Tesoro ha vendido 1.415 millones de euros y, en este caso, el tipo de interés ofrecido ha bajado al 1,028% desde el 1,070% de la subasta anterior. Las peticiones de los inversores también han superado lo finalmente colocado (1,016 veces frente a las 1,050 veces de la emisión anterior).

Por último, el organismo ha emitido 1.562 millones en obligaciones a 10 años con cupón del 2,15% y vencimiento a 31 de octubre de 2025, y el interés marginal se ha elevado al 2,156%, ligeramente por encima del 2,146% que se ofreció a los inversores en la emisión previa. La demanda ha sido la más amplia de todas las subastas y ha superado en 2,1 veces lo vendido en los mercados, igual que en la subasta anterior.

Tras la subasta de este jueves, el Tesoro no volverá a los mercados hasta el próximo martes, 22 de septiembre, con una nueva subasta de letras, con la que cerrará las emisiones del mes de septiembre, que volverá a reanudar en octubre.