Compartir

SZEGED (HUNGRÍA), 16 (Reuters/EP)

La Policía húngara ha empleado gases lacrimógenos y un cañón de agua contra los inmigrantes y refugiados concentrados en la frontera con Serbia, según ha informado un reportero de Reuters y un responsable de la ONU:

Poco antes, la Policía había denunciado que un grupo de inmigrantes “agresivos” había conseguido romper la puerta del paso fronterizo desde Serbia y se habían topado con los agentes antidisturbios enviados al lugar.

“La Policía está adoptando medidas legales y proporcionadas para proteger la frontera estatal húngara y la frontera exterior de la Unión Europea”, había argumentado el cuerpo de seguridad en un comunicado.