Compartir

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Al menos cuatro personas han muerto, una de ellas un niño de cuatro años, al ser alcanzados por disparos de la Policía durante unos enfrentamientos registrados el martes por la noche en la localidad de Bethari, en el distrito de Rupandehi, en el sur de Nepal, según ha informado el diario 'Kathmandu Post'.

El enfrentamiento comenzó cuando varias personas lanzaron piedras a unos vehículos que estaban siendo escoltados por agentes de las fuerzas de seguridad. Varios residentes han denunciado que las víctimas mortales son personas inocentes que se habían reunido en un mercado local.

La Policía ha asegurado que los agentes se vieron obligados a disparar porque varios manifestantes atacaron sus vehículos en la zona de Lumbini. En este sentido, ha afirmado que dos furgones policiales y varios vehículos con articulos comerciales sufrieron daños por parte de los manifestantes.

El niño muerto ha sido identificado como Chandan Kumar Patel, mientras que los otros tres fallecidos todavía no han sido identificados. En los enfrentamientos han resultado heridas seis personas que están recibiendo tratamiento en el Centro Médico Universitario Bhairahawa. Tras los altercados, el Gobierno local ha impuesto un toque de queda en la zona.

En otros distritos del país como Bara, Rautahat, Sarlahi, Nawalparasi y Kapilvastu este martes han continuado este martes en protesta por la propuesta de modelo federal para Neapal.

Tras los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad registrados en los últimos días, el Tribunal Supremo de Nepal ha ordenado a las fuerzas de seguridad que no utilicen armas letales contra los manifestantes que están protestando en varios distritos del país.

En su decisión, los jueces Baidhyanath Upadhyay Dipakraj Joshi han subrayado que el Gobierno debe salvaguardar en primer lugar la vida de las personas. La decisión del alto tribunal responde a una denuncia presentada por la mujer de un manifestante que resultó herido por la intervención de la Policía en una protesta.

La denuncia sostenía que las fuerzas de seguridad abrieron fuego con la intención de matar a manifestantes sin ni siquiera advertir con antelación de que se iba a usar fuego real contra esas personas. Desde el inicio de las manifestaciones contra la protesta de nuevo modelo federal, más de 40 personas han perdido la vida en enfrentamientos entre agentes y manifestantes, incluidos nueve miembros de las fuerzas de seguridad.