Compartir

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

La capitana del equipo español de gimnasia rítmica Alejandra Quereda ha explicado que no podían “haberlo hecho mejor” en los Mundiales de Stuttgart, donde conquistaron una brillante medalla de bronce y la clasificación olímpica, y ha revelado que le “saltaban las lágrimas” al finalizar cada ejercicio y comprobar que todo había salido como esperaban.

Quereda compareció este martes en la sede del Consejo Superior de Deportes junto con sus compañeras de equipo Sandra Aguilar, Elena López, Lidia Redondo, Lourdes Mohedano y Artemi Gavezou, en un acto presidido por el presidente del CSD, Miguel Cardenal, y por su homólogo de la Real Federación Española de Gimnasia Rítmica, Jesús Carballo.

“Estamos súper, súper contentas, se me saltaban las lágrimas al terminar cada ejercicio y comprobar que no habíamos cometido fallos. No podíamos haberlo hecho mejor, nos dejamos la piel en el tapiz. Las cosas salieron como tenía que salir y ya nos tocaba esa medalla que tantas veces se nos había escapado. Es un sueño hecho realidad. Aún nos emocionados al pensarlo”, reconoció Quereda.

La alicantina apuntó que pasaron “un momento de muchísima tensión con la reclamación de Italia” que pudo apartarles de la medalla de bronce, hasta que los jueces negaron la petición de sus rivales y confirmaron su primera medalla mundialista desde la plata de Sevilla 1997.

“Al final lo conseguimos. Esta medalla es un impulso muy grande para seguir trabajando y luchando. Ahora somos más conscientes todavía de que podemos luchar por una medalla olímpica y de que ese sueño también se puede cumplir”, confió.

BARANOVA: “VAMOS A BRILLAR EN LOS JUEGOS”

Por su parte, la seleccionadora española Anna Baranova reveló que “estaba segura” de que sus pupilas iban a rendir a gran nivel en Stuttgart porque estaban “preparadas”, aunque era consciente de “cómo son las competiciones de gimnasia rítmica”.

“El equipo hecho hizo todo lo que podía hacer, actuaron tan bien, con tanta energía, que a Sara (Bayón, su ayudante) y a mí se nos salieron lágrimas. Sabía que la plaza olímpica era nuestra, pero también que teníamos rivales muy fuertes. Hasta el último momento que Italia falló no sabíamos si teníamos medalla”, rememoró.

De cara a Río de Janeiro 2016, la seleccionadora avanzó que tiene “pequeños secretos” pensados que harán dar “más pasos adelante al equipo”. “Dije que íbamos a brillar en los Mundiales y lo hicimos. Ahora digo que vamos a brillar en los Juegos Olímpicos. En nuestro deporte siempre hay que mejorar algo más, son pasos de una competición a otra. Mejorar no tiene límite y tenemos más ganas que nunca de hacerlo”, arengó.