Compartir

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Un gran esfuerzo de secuenciación del genoma de la población, UK10K, diseñado para explorar la contribución de las variantes genéticas raras, cambios en el ADN que se realizan solamente en relativamente pocas personas en una población, a las enfermedades humanas y sus factores de riesgo se publica este lunes en 'Nature'. Una serie de documentos que describen los recursos y la aplicación de los datos se publica al mismo tiempo en las revistas 'Nature', 'Nature Genetics', 'Bioinformatics' y 'Nature Communications'.

“El proyecto ha hecho importantes nuevas aportaciones hacia la descripción del papel de las variantes genéticas raras en una amplia gama de escenarios de enfermedades y rasgos humanos –destaca la doctora Nicole Soranzo, del 'Wellcome Trust Sanger Institute', en Reino Unido–. Se ha demostrado que el valor de la secuenciación de unos pocos miles de personas es alto para enfermedades raras muy penetrantes, pero para patologías y rasgos complejos se necesitan muestras de mucho mayor tamaño en futuros estudios. Los datos y resultados producidos por este proyecto serán fundamentales para estos esfuerzos futuros”.

La iniciativa estudió a cerca de 10.000 personas, tanto sanas como afectadas por la enfermedad, con patologías como trastornos muy raros hereditarios en las familias, y otras más comunes, como el autismo, la esquizofrenia y la obesidad. En las personas sanas, se analizaron 64 factores de riesgo biomédicos diferentes, como la presión arterial o los niveles de colesterol. Al caracterizar la secuencia de ADN de estos individuos, el proyecto avanzó en el entendimiento de la contribución de las variantes raras a una amplia gama de escenarios de enfermedades y descubrió nuevas variantes genéticas y genes que sustentan riesgo de enfermedad.

El proyecto UK10K ha aumentado la resolución de los descubrimientos genéticos. Se ha habilitado el acceso a un conjunto mucho más denso de variantes dentro del genoma en la población de Reino Unido, que puede emplearse para refinar nuestro entendimiento del efecto genético en rasgos fenotípicos”, explica Richard Durbin, del Instituto Sanger. “En estudios anteriores, sólo se pudieron analizar variantes raras con grandes efectos o variantes comunes, que por lo general sólo tienen efectos pequeños. Ahora, hemos sido capaces de explorar una mayor parte del espectro de variaciones entre muy raras y comunes”, añade.