Compartir

Junts pel sí minimiza los efectos de un boicot en caso de independencia

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha pedido este lunes a los empresarios catalanes que ayuden a su candidatura a conseguir una amplia mayoría en las elecciones del 27S, y ha lanzado esta advertencia en alusión al Estado: “El 27 nos la jugamos y, si no sale bien, nos pasarán por encima sin contemplaciones”.

En el acto de campaña 'Empresaris pel sí' ante unas 300 personas en Barcelona y que ha acabado con gritos de 'Independència', ha expuesto que el voto de cada empresario vale “lo mismo” sea cual sea el volumen de sus empresas, y ha negado que la mayoría del empresariado rechace el derecho a decidir.

Mas defiende que, si gana Junts pel Sí, el Parlament tendrá las competencias de un Estado y las pondrá al servicio de la economía, pero si ganan otros, todas sus iniciativas toparán con un Estado, España, que tiene una “visión burocrática”.

“Nos la jugamos mucho y por muchos años”, y ha insistido en desconfiar de que una derrota del PP en las generales suponga un cambio significativo en el Gobierno central para estudiar las reivindicaciones catalanas.

VENTAJAS PARA LOS EMPRESARIOS

Mas ha enumerado algunas ventajas que tendría un Estado catalán para los empresarios: una agencia tributaria propia y la capacidad de la Generalitat para decidir sobre impuestos; una ley comercial que dependa solo del Parlament; unas mejores infraestructuras para Cataluña y, en definitiva, más herramientas para ser un Govern “business friendly'.

Se ha preguntado por qué desde la restauración de la democracia el Estado no ha hecho nada para frenar “la sangría” del déficit fiscal –que cifra en 16.000 euros anuales–, y ha instado a los empresarios a preguntarse todo lo que se podría hacer con estos recursos.

ORIOL AMAT

También ha intervenido el catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) y número 7 de la candidatura, Oriol Amat, que ha insistido en que hay un agravio fiscal por el que Cataluña aporta un 19% de los impuestos y del que sólo recibe luego un 10% en gasto e infraestructuras.

Ha asegurado que Cataluña es productora neta de electricidad y que, por tanto, en caso de independencia la factura eléctrica sería “un 30% más barata”, y también ha garantizado una rating –calificación de la deuda– 'A+', muy por encima del actual.

Amat ha minimizado los efectos de un posible boicot a los productos catalanes en caso de independencia y ha asegurado que esta amenaza siempre ha existido, porque, cuando tenía siete años y viajando por Castilla, ya vio un pintada que decía: 'No compréis productos catalanes”.

Ha citado un estudio que esgrime que las ventas de Cataluña al resto de España son del 19% y, en caso de boicot, si los empresarios catalanes no tomaran medidas, éste afectaría a un 1,5% de este volumen de ventas.

Al mostrarse convencido de que los empresarios reaccionarían, ha concluido que el efecto de un boicot sería inferior a este porcentaje, y ha acabado su intervención con una cita de Bertol Brecht: “El que no lucha por la causa propia lucha por la causa contraria”.

Han tomado la palabra para defender el derecho a decidir los empresarios Gabril Jené (La Mallorquina) y Lali Morera, y estaban entre el público los consellers Andreu Mas-Colell, Felip Puig y Meritxell Borràs, el exconseller Josep Huguet, y el empresario y excandidato a la presidencia del FC Barcelona Agustí Benedito.