Compartir

ATENAS, 11 (Reuters/EP)

La gran acumulación de refugiados en la isla griega de Lesbos se ha reducido tras las recientes y peligrosas aglomeraciones de personas, según han informado este viernes las agencias de rescate, aunque aún continúan llegando a Europa miles de inmigrantes cada día.

Grecia está encontrando dificultades para hacer frente a la oleada de refugiados que ha usado el país heleno, junto con Macedonia y Hungría, como rutas de tránsito hacia los países del norte de Europa, en uno de los mayores movimientos migratorios vividos en el continente desde hace un siglo.

“Las situaciones de aglomeración han disminuido y la gente está siendo procesada con mucha rapidez y Atenas les está poniendo en barcos”, ha informado un funcionario de la prefectura del Egeo del Norte a Reuters.

Los altercados que tuvieron lugar en Lesbos la semana pasada provocaron las alarmas de funcionarios locales que advirtieron de que boicotearían las elecciones nacionales del 20 de septiembre si el Estado no se hacía cargo del problema.

Aunque la congestión se ha reducido, las agencias de ayuda han afirmado que las llegadas a la isla no han disminuido. “Creemos que hay aún de 2.000 a 3.000 personas que llegan cada día”, ha expresado Tyler Jump, un miembro del Comité de Rescate Internacional que ayuda en Lesbos.

La prefectura incluye una franja de islas griegas frente a Turquía y se ha convertido en la principal entrada de la Unión Europea para decenas de miles de inmigrantes que cruzan el mar en condiciones precarias.

Se estima que unas 15.000 personas han sido trasladadas desde Lesbos en los últimos cuatro días, después de que las autoridades hayan puesto en marcha procesos más rápidos, según ha explicado Jump. La Guardia Costera griega ha afirmado que unos 60.000 inmigrantes desembarcaron el jueves de tres ferrys fletados por el Gobierno en el puerto de Piraeus.

La mayoría de llegadas se dirigen al norte, a la frontera con Macedonia, donde un miembro de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha estimado que unas 7.600 personas cruzaron la frontera en las 24 horas anteriores a la tarde del jueves, muchas más que las cifras registradas anteriormente.