Compartir

 “Sister act”, “Mar i cel” y “Polonia“fueron los tres
musicales que capitalizaron la recuperación del teatro en Cataluña la temporada
pasada. Entre los tres espectáculos sumaron medio millón de espectadores.

Si bien el sector cultural ha padecido un descenso de
personas
que consumen libros, música, artes escénicas o exposiciones que ronda
el 20%
en los últimos 3 años, en la temporada 2014-2015 se produjo un
incremento d
e espectadores de teatro en un 1,27%.

Además, el aforo de las salas catalanas ha bajado en un 3%
ya sea por cierre o por reducción de los espacios. En el Teatro Nacional de
Cataluña la sala Tallers ha cerrado con carácter indefinido.

Mientras tanto, los empresarios teatrales han conseguido
estabilizar el precio de las entradas. Se han incrementado solo un 1,54% en
relación al 2013-2014. El precio medio de una entrada es de 32 euros.

El caballo de batalla del teatro catalán es el IVA. El 21%
supone un lastre insostenible en el tiempo para las empresas, las producciones
y los propios ayuntamientos que no pueden contratar espectáculos por el elevado
coste que suponen en materia de impuestos.

Los espectáculos infantiles y la danza han visto disminuida
su presencia. Los musicales han captado la atención del gran público.

En cuanto a la lengua, el 48% de las obras se hicieron en
catalán, el 32% en español y el 20% restante en otras lenguas como el inglés.

“Catalunya aixeca el teló”presentó en el Gran Teatro del
Liceo
una parte de la programación de esta temporada. Los musicales copan, un
año más, la cartelera en los escenarios catalanes.