Compartir

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

La difusión de la imagen del cadáver del niño sirio Aylan Kurdi, ahogado tras un naufragio frente a las costas de Turquía, ha disparado las donaciones a la ONG MOAS, que mantiene un despliegue en el Mediterráneo para salvar las vidas de miles de refugiados.

Durante el último año, la organización había recaudado decenas de miles de euros, a pesar de que, como recoge en la página web, su labor es clave en el Mediterráneo. Unos 2.800 inmigrantes y solicitantes de asilo han muerto ahogados en este mar desde que comenzó 2015, según la ONU.

El recuento de “vidas salvadas” de MOAS supera ya las 11.000, gracias a un despliegue que implica un buque de 40 metros, dos lanchas motoras, vehículos aéreos no tripulados y un equipo especializado en tareas de búsqueda y rescate. Ahora, ha iniciado una campaña de 'crowfunding' (https://www.indiegogo.com/projects/people-s-armada#/story) para tratar de recaudar 3 millones de euros y adquirir un segundo barco.

La meta es posible, habida cuenta de que “una foto ha cambiado los corazones y las mentes de personas de todo el mundo”. MOAS se refiere a la imagen de Aylan tendido sin vida en una playa turca y que se ha convertido en símbolo de una crisis de refugiados a las que han respondido antes las ONG que los gobiernos.

“Estamos experimentando una marea de humanidad tras años de indiferencia global”, ha afirmado MOAS en su cuenta de Twitter, donde ha agradecido la solidaridad de todos aquellos que han decidido colaborar económicamente.