Compartir

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

El capitán de la selección española de baloncesto, Felipe Reyes, ha asegurado que si los rivales del combinado nacional en el Eurobasket 2015 piensan que no son favoritos “será un problema para ellos”, puesto que cree que España “sigue siendo un equipazo” a pesar de las bajas y que “hay jugadores para luchar por las medallas, que es el objetivo, y también por la clasificación para los Juegos Olímpicos”.

“A pesar de las bajas seguimos siendo un equipazo. El año pasado con todo el equipo nos quedamos fuera en cuartos jugando en casa, nunca se sabe, Serbia también se metió en la final cuando nadie apostaba por ellos. Que la gente siga pensando que no somos favoritos, porque será un problema para ellos”, afirmó Reyes en una entrevista concedida a Europa Press.

Sobre el campeonato, que empieza para España este sábado ante Serbia, analizó que “el grupo a priori es muy difícil” al medirse también a Turquía, Italia, Islandia y Alemania, anfitriona en Berlín, por lo que deben “llegar a tope desde el primer día” para acceder a la siguiente fase en el grupo B.

“Aunque lo parezca no hay rival fácil. La diferencia entre un Eurobasket y un Mundobasket es que en éste último hay rivales más asequibles, pero ahora no te puedes descuidar. Todos los partidos son duros desde el primer día hasta el último”, sentenció el pívot cordobés.

De este modo, el combinado nacional encara el torneo con las miras altas, ya que “el objetivo siempre es llegar lo más alto posible, a la final y a por el oro”, seguros de que aunque “hay bajas importantes” continúa habiendo “muy buen equipo” al que se suman “jóvenes con muchas ganas y ambición” que se suman para “ser ese gran equipo que consiga la clasificación para los Juegos, y una vez ahí ir a por el oro”.

“No hay un pique para nada, pero lo único que la derrota del año pasado nos dolió bastante. Este año queremos resarcirnos, pero no contra Francia, con el que toque. Hay que ganar a todos, pero si es Francia le tendremos las mismas ganas que con cualquier otra selección. Será igual de importante”, expresó el capitán sobre un nuevo posible duelo ante los galos, vigentes campeones de Europa.

Tras la decepción de la Copa del Mundo celebrada en España hace un año, el capitán subrayó que “el pasado está olvidado” aunque “fue un verano duro en todos los sentidos” para él por su papel en la selección, que queda atrás ante la “ilusión” de un nuevo campeonato.

“Con Scariolo lo que tenemos es un entrenador al que conocemos y que nos conoce bastante. Es importante para el grupo, y hace que no cueste tanto acoplarse. Es un técnico contrastado y esperemos que aporte su granito de arena. Yo estoy preparado para los minutos que considere, y trataré de ganarlos en la cancha”, explicó sobre papel tras no haber tenido mucho protagonismo con Juan Antonio Orenga en el banquillo.

“SEGUIREMOS EN LA SELECCIÓN MIENTRAS EL CUERPO AGUANTE”

Además, reconoce que llega al torneo “en un gran momento”, y que solo piensa “en seguir apostando cosas y hacer un buen Eurobasket” y no en una posible nueva retirada, como la que anunció tras los Juegos Olímpicos de Londres, y que pospone para “vivir el presente” y continuar “mientras el cuerpo aguante, se dé el nivel y sigan llamando”.

“Es bastante duro porque, sobre todo cuando llegan los partidos y ves que no estás ahí. Te entra el gusanillo, pero también te viene muy bien tanto para lo físico como para lo mental. Es verdad que te gustaría estar con el equipo, pero a la larga se nota mucho”, reconoció Reyes sobre su ausencia en 2013.

Además, explicó que “cuando llevas muchos años sin descansar, ese mes te viene muy bien y tu cuerpo lo acaba agradeciendo”, algo que en su caso se ha traducido en “un año increíble” con el Real Madrid, tras el que espera “seguir en esta racha este verano con la selección”, algo que “va a ser difícil porque hay selecciones muy fuertes”.

“No tiene por qué, porque aunque es verdad que somos cinco jugadores del Real Madrid y hemos hecho una gran temporada, hay jugadores de otros equipos con mucho nivel. Solo hay que preocuparse de conseguir un gran nivel, y tenemos que estar comprometidos. Hay jugadores para luchar por las medallas, que es el objetivo, y también por la clasificación para los Juegos Olímpicos”, sentenció sobre el núcleo blanco del equipo.

A los Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Rudy Fernández y él mismo se suman Willy Hernangómez y Nikola Mirotic, dos jugadores sobre los que está encantado que se sumen al equipo en un juego interior en el que este año “es verdad que puede que se pierda poder defensivo, pero se gana en tiro exterior y versatilidad” con él y Pau Gasol.

“Tenemos que preocuparnos más por la defensa porque las bajas de Marc Gasol y Serge Ibaka son importantes, pero si defendemos todos duro podemos llegar a ser un buen equipo defensivo. Pero para eso tenemos que ayudarnos los cinco”, resaltó Felipe, que reparte la responsabilidad entre todos los componentes del equipo.

“No te sorprende nadie porque conoces a todos. Willy está haciendo entrenamientos increíbles, pero igual que el resto de jovenes. Se les pide que lo den todo, y lo están haciendo. Es importante que la gente venga con ganas y ambición, porque al final hacen que suba el nivel más”, concluyó el capitán, que espera levantar el título en Lille.