Compartir

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Carlos Osoro, enviará en los próximos días una carta a las comunidades cristianas para que acojan a refugiados tanto en parroquias como en familias cristianas, ante la crisis humanitaria que se está viviendo en Europa.

“Es probable que en unos días envíe una carta a todas las comunidades cristianas para que nos preparemos y hagamos posible que en todas las parroquias y que haya familias cristianas que estén dispuestas a ayudar a pagar un piso y ayudar a las familias que tengamos que acoger”, ha subrayado.

Osoro ha explicado, en una entrevista concedida a Europa Press, que la postura de acogida de la Iglesia es “clara” y ha subrayado que “no abrir las puertas” a los refugiados “no es cristiano”. “¿Cómo veo yo que haya situaciones en que no se abran las puertas? Pues esto no es cristiano”, ha advertido el arzobispo.

Además, ha pedido a los gobiernos que se “unan” y “busquen soluciones dignas y adecuadas” para resolver este problema y ha invitado a los políticos a que lean el capítulo 25 del Evangelio de San Mateo –'Tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me acogisteis'– que, a su juicio, “sigue teniendo una vigencia especial”.

En cuanto a la acogida que va a dar la Iglesia en toda España, Osoro se ha mostrado “seguro” de que el resto de obispos también tomarán medidas porque “entra en el ministerio de un obispo hacer de su casa un lugar abierto a todos”, especialmente, “a los que más lo necesitan”.

“La postura de la Iglesia es clara: Lo que hagamos a un hermano, se lo hacemos a Dios, máxime cuando las heridas son de este tipo, son personas que tienen que dejar sus tierras por motivos de trabajo o por motivos políticos. Que cerremos las puertas a los hombres se contradice con lo que el Señor nos dice en el Evangelio”, ha precisado.

Según ha indicado Osoro, la Iglesia “siempre ha predicado esto” y ha sido “la institución que siempre ha tenido abiertas sus puertas a todos los hombres sin excepción”, también a través de Cáritas donde se atiende “a todos” sin preguntarles su fe.

PREMIO A LA ORDEN DE SAN JUAN DE DIOS

Por otra parte, el arzobispo se ha mostrado “muy feliz” por el Premio Princesa de Asturias de la Concordia que se ha concedido a la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios porque dice sentir “admiración” por su labor.

“Admiro ese humanismo cristiano que han sabido dar a toda su acción apostólica y sanitaria. Son verdaderos profesionales, ellos y quienes colaboran con ellos. Y manifiestan el espíritu de Jesucristo con esa bella acogida que han sabido entregar en todo el mundo hasta dar la vida, como los religiosos que murieron a causa del ébola”, ha subrayado.