Compartir

BLED (ESLOVENIA), 1 (Reuters/EP)

El Gobierno de Hungría ha prometido que registrará a “todas” las personas que lleguen de forma irregular al país al margen de dónde procedan, pero ha advertido de que deportará al último Estado de tránsito a aquellos que sean considerados “inmigrantes económicos”.

El ministro de Exteriores húngaro, Peter Szijjarto, ha recordado ante los periodistas que su Gobierno no apoyó el sistema de cuotas establecido junto a los socios europeos, ya que entiende que supone un efecto llamada tanto para inmigrantes como para mafias.

Budapest, sin embargo, se ha comprometido a “registrar a todos los inmigrantes, independientemente de que (Hungría) no sea el primer Estado miembro (de la UE) por el que entran”. “Registraremos a todos los que presenten una solicitud de asilo y llevaremos a cabo el procedimiento”, ha explicado Szijjarto, en los márgenes de un foro empresarial en la ciudad eslovena de Bled.

Si la solicitud recibe una respuesta “positiva”, el “refugiado” puede quedarse. De lo contrario, y dado que Hungría “no puede soportar la carga” de admitir a más “inmigrantes económicos”, devolverá a estos últimos a su último país de tránsito, ha apuntado el jefe de la diplomacia húngara.