Compartir

“América Latina está mejor que hace 15 años y sin embargo hay cierto malestar del bienestar porque probablemente quieran más”, ha valorado

SANTANDER, 1 (EUROPA PRESS)

El Ministerio de Asuntos Exteriores ve el “caudillismo” y la “tentación de mantenerse en el poder” de gobiernos como el de Nicolás Maduro (Venezuela), Daniel Ortega (Nicaragua) o Evo Morales (Bolivia)el “problema más acuciante” en la actualidad de Latinoamérica, unas intenciones que causan “temor y preocupación”, tal y como ha asegurado el secretario de Estado de Cooperación y para Latinoamérica, Jesús Manuel Gracia.

Además, “lamentablemente” ha añadido a la lista al Ejecutivo de Rafael Correa (Ecuador), aunque ha mostrado su deseo de no ocurra lo mismo que en los otros estados y ha alertado de que a pesar de que la democracia es “la regla general” en Latinoamérica, “si no se cuida y se da un trato adecuado a la democracia, se puede deteriorar”.

Durante su intervención este martes en el encuentro 'Un vistazo al mundo de hoy y el posicionamiento de España. Un análisis desde la Red de Casas', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Gracia ha hecho alusión a esta lista de países como aquellos que son “democracias híbridas”.

Igualmente, ha destacado que la mayoría de los países latinoamericanos está “en los grises” porque son Estados con “democracias imperfectas con ataques a las libertades básicas” y sólo ha mencionado dos países que tienen “democracias plenas”, en referencia a Uruguay y a Costa Rica.

De este modo, ha mostrado su deseo de que en Latinoamérica haya una “mayor calidad democrática” y ha puesto como ejemplo a Guatemala, cuyo Congreso ha programado para este martes una sesión plenaria en la que si se le retira la inmunidad al presidente del país, Otto Pérez Molina, para que pueda ser investigado judicialmente por su presunta implicación en la trama de sobornos aduanera que se estudia en el caso 'La Línea'.

Sobre este caso, Gracia ha destacado que no se ha resuelto con un golpe de Estado, sino que se está haciendo por medio de un proceso institucional en el que “funciona la división de poderes”, al tiempo que, sobre la situación general del continente, ha destacado que existen organizaciones territoriales como la Organización de Estados Americanos (OEA) o la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) que permiten resolver los problemas “sin hacer uso de la violencia”.

Asimismo, preguntado sobre el impacto de la corrupción en el prestigio de las instituciones latinoamericanas, el secretario de Estado ha lamentado que “este problema lo tenemos en todos los países” y que es consecuencia del “mayor conocimiento” y demanda de transparencia que ejercen los ciudadanos y, sobre todo, los jóvenes.

“HAY CIERTO MALESTAR DEL BIENESTAR”

A este respecto, ha asegurado que “la parte positiva” es que “hay conciencia de la corrupción y no hay gobierno que pueda prescindir” de las demandas ciudadanas, pero que la “parte mala” se da en aquellos países en los que, por ejemplo, “hay presiones a los medios de comunicación” y no hay apertura democrática.

“Ahí es donde vamos a tener un problema”, ha pronosticado Gracia, quien ha alertado de lo “perniciosa” que es la corrupción para las democracias.

“Esta percepción –de la corrupción– es muy perjudicial”, ha alertado, al tiempo que ha incidido en que en materia de políticas sociales después de años de crecimiento económico debido a la compra de materias primas y recursos materiales por parte de China, “hay cierto malestar del bienestar” en países como Guatemala o Brasil.

“América Latina está mejor que hace 15 años y sin embargo hay cierto malestar del bienestar porque probablemente quieran más”, ha valorado.

Además, con respecto a su situación económica, ha subrayado que en la actualidad es de “cierta normalidad” y que opinado que “no se va a volver la crisis” anterior del año 2002.

“En este contexto vamos a tener que tomar medidas, con diferencias entre los países que han hecho reformas y los que no”, ha valorado Gracia, quien ha defendido que España “ha hecho muchas cosas” en América Latina como parte de su política exterior “por vocación, historia y cultura”.

Finalmente, ha incidido en que España tiene “una excelente relación prácticamente con todos los países, salvo una excepción” y ha reivindicado que nuestro país ocupa una posición “relevante” con Estados Unidos y China. “La apuesta iberoamericana es una apuesta de pasado, presente y, sobre todo, de futuro”, ha zanjado.