Compartir

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha asegurado que las reforma propuesta por el PP para obligar al cumplimiento de las resoluciones del Tribunal Constitucional no tiene el objetivo de crear una “ley de sanciones” sino que intenta “fortalecer las capacidades del TC para hacer ejecutivas sus resoluciones”.

Preguntado por la cuantía de la multa a la que se enfrentaría el presidente del Parlament de Cataluña, Artur Mas, en caso de que se produjera una declaración unilateral de independencia, Catalá ha aclarado que tendría que ser el alto tribunal el que decidiera las sanciones oportunas.

“Es todo tan hipotético… le correspondería al Tribunal Constitucional, en su caso, enjuiciar este tipo de circunstancia y proponer las actuaciones que considere oportunas”, ha precisado.

En declaraciones a los medios antes de su intervención en el Pleno del Senado, el ministro ha aclarado que la reforma garantiza “la ejecutividad de los actos y resoluciones del tribunal”.

Así, ha puesto de manifiesto que la reforma dota al Constitucional de instrumentos de los que ya dispone hoy en día el poder judicial y que están reflejados, por ejemplo, en la Ley de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa, para así “reforzar el cumplimiento de las resoluciones del tribunal”.

“Son múltiples las medidas de requerimiento, de información, no es una ley de sanciones, ni mucho menos, es simplemente una ley de fortalecimiento de las capacidades del TC de hacer ejecutivas sus resoluciones, parece algo bastante razonable”, ha concretado.