Compartir

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Varios activistas de la asociación animalista 'Gladiadores por la Paz' han viajado recientemente hasta el Vaticano, donde han entregado una carta dirigida al Papa Francisco, en la que piden la “desvinculación expresa” de la Iglesia católica con el Toro de la Vega y otros festejos taurinos así como de otras actividades en las que se maltratan animales “en honor a santos y vírgenes”, según ha explicado a Europa Press el portavoz de la asociación, Óscar del Castillo.

Así, los animalistas — que se definen como “un grupo de activismo que lucha pacíficamente a favor de personas y animales que son víctimas de injusticias”– se desplazaron al Vaticano el penúltimo fin de semana de agosto con el fin de realizar una labor de concienciación y solicitar al Pontífice “un posicionamiento oficial ante los innumerables festejos taurinos que se organizan en el marco de las fiestas patronales de muchas localidades españolas”.

Para llevar a cabo su acción, los activistas desplegaron en la plaza de San Pedro una pancarta en contra de la celebración de este torneo. Además, hicieron entrega de una carta al Santo Padre para suplicarle “ayuda en nombre de miles de animales que sufren torturas”.

“Las calles de España están cubiertas de sangre por la mal llamada Fiesta Nacional y otros crueles espectáculos celebrados en nombre de santos y de vírgenes católicas”, indica la misiva a la que ha tenido acceso Europa Press.

En la carta, indican que el Papa “no es consciente de todo el mal que hay detrás” de tauromaquia y detallan que el toro acaba “muriendo en una plaza, donde entra aturdido después haber sido debilitado de mil formas diferentes para facilitar la lidia al torero y a su cuadrilla, que son los que le darán muerte”.

En el texto, también se indica que “entre los espectadores muchas veces se encuentran incluso menores de edad, contraviniendo las recomendaciones de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, que insta a alejar a los niños y niñas de este espectáculo violento y de su formación en escuelas taurinas”.

La misiva hace referencia concreta a “un festejo taurino, más cruel aún si cabe, llamado 'Torneo del Toro de la Vega', celebrado en nombre de la Virgen de la Peña” y especifica que “decenas de hombres a caballo y a pie perseguirán a 'Rompesuelas' (nombre del toro de este año) portando lanzas y alanceándolo en todas partes del cuerpo, hasta que una de ellas le dé muerte y así proclamar un campeón del torneo”.

Los animalistas subrayan que “el 97% de la población española está en contra de este lamentable espectáculo, que de nuevo se celebra en presencia de menores de edad” y alertan de que “la violencia sólo engendra más violencia” por lo que apelan a dejar atrás “estas sangrientas tradiciones” si se quiere evolucionar como seres humanos.

Por ello, en nombre de 'Gladiadores por la Paz' y “de miles de animalistas de todo el mundo”, envían al Pontífice un “fuerte abrazo” y le piden “que si no ha ocurrido un milagro antes del día 15 de septiembre”, rece para que Dios les “guarde en Tordesillas”, a donde ya se desplazaron el año pasado para salvar la vida de 'Elegido', el toro que fue alanceado en 2014.

ACCIONES A NIVEL NACIONAL

En cualquier caso, según ha detallado Del Castillo a Europa Press, esta petición se extiende al resto de festejos taurinos así como a todas aquellas acciones en las que se maltrata a un animal. Asimismo, ha adelantado que llevarán a cabo más acciones en territorio nacional.

Gladiadores por la Paz recuerda que el pasado mes de julio, la Red Internacional Antitauromaquia –compuesta por más de 100 organizaciones de protección animal de todo el mundo–, había hecho llegar al Papa Francisco una carta con la misma petición, a través de la vicepresidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Gabriela Ribadeneira, durante la visita del Pontífice a este país.

En la misiva, también se solicitaba al Santo Padre la desvinculación de la Iglesia, sus festividades y actos benéficos “de las corridas de toros y otros eventos y festejos populares en los que se maltraten animales”, por lo que hacían alusión a citas de la Biblia y los santos, así como una mención de la Bula San Pío V 'De salutis gregis dominici', en la que indica que “esos espectáculos no tienen nada que ver con la piedad y caridad cristiana”