Compartir

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

El personal de un hospital de Saná que atiende las necesidades de unos tres millones de personas de la capital y sus alrededores se enfrenta a su cierre inminente, según ha hecho saber su personal a la ONG Save the Children, que ha advertido de que ello pondría en peligro las vidas de miles de niños.

El hospital Al Sabeen podría tener que cerrar sus puertas en 48 horas debido a la falta de combustible y de suministros médicos como consecuencia del conflicto que sacude al país desde el pasado mes de marzo y que enfrenta al Gobierno en el exilio, respaldado por la coalición que lidera Arabia Saudí, y los rebeldes huthis.

El centro, al que apoya Save the Children, supone la principal instalación médica para niños y embarazadas en la zona. Su subdirector, Halel al Bahri, ha explicado que apenas tienen suministros de anestesia o alimentos terapeúticos para los niños malnutridos, entre otros medicamentos.

Lo que es más preocupante, según el comunicado de Save the Children, es que el combustible adquirido en el mercado negro para alimentar los generadores solo durará otros dos días, por lo que podrían tener que cerrar. Esto provocaría que los cientos de niños que actualmente están internados dejen de recibir tratamiento.

SITUACIÓN CRÍTICA

“La situación es absolutamente crítica. No tenemos tiempo para esperar que lleguen los suministros y el combustible”, ha subrayado Al Bahri. “Si el hospital cierra, niños y mujeres morirán. Los números de los que mueren serán muchos mayores que los muertos por las bombas y los combates”, ha prevenido.

En todo Yemen, según la ONG, 15,2 millones de personas carecen de atención sanitaria básica, lo que supone un 40 por ciento más desde marzo. Además, se espera que más de medio millón de niños padezcan malnutrición aguda severa este año, después que se haya registrado un incremento del 150 por ciento de los ingresos en los hospitales por malnutrición.

“El cierre del hospital Al Sabeen sería absolutamente devastador para los niños en Saná y las zonas limítrofes y solo es la punta del iceberg, con cientos de hospitales e instalaciones médicas en Yemen cerrados o con servicios limitados”, ha prevenido el director de Save the Children en Yemen, Edward Santiago.

“Es crucial que se pueda hacer llegar suficientes medicinas, suministros y combustible al país o de lo contrario el número de niños que mueren de enfermedades curables seguirá aumentando”, ha añadido, alertando de la “devastadora crisis humanitaria” en la que se encuentra Yemen.