Compartir

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienden a tomar más antibióticos en los años previos al diagnóstico que los individuos que no tienen el trastorno, según revela un nuevo estudio, cuyas conclusiones se publican en 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism'.

Una persona desarrolla diabetes, caracterizada por altos niveles de azúcar en la sangre, cuando el individuo no puede producir suficiente cantidad de la hormona insulina o la insulina no funciona adecuadamente para eliminar el azúcar de la sangre. Más de 29 millones de estadounidenses tienen diabetes, según de la Sociedad de Endocrinología, siendo la diabetes de tipo 2, la forma más común de la enfermedad, con entre el 90 y el 95 por ciento de todos los casos.

“En nuestra investigación, encontramos personas que tienen diabetes tipo 2 utiliza significativamente más antibióticos hasta 15 años antes del diagnóstico en comparación con los controles sanos”, apunta uno de los autores del estudio, Kristian Hallundbæk Mikkelsen, del Hospital Gentofte en Hellerup, Dinamarca .

“Aunque no podemos inferir la causalidad de este estudio, los resultados plantean la posibilidad de que los antibióticos podrían aumentar el riesgo de diabetes tipo 2. Otra explicación puede ser que las personas desarrollan diabetes tipo 2 a lo largo de los años y se enfrentan a un mayor riesgo de infección durante ese tiempo”, añade.

Como parte del estudio de casos y controles de base poblacional, los investigadores rastrearon las prescripciones de antibióticos para 170.504 personas que tenían diabetes tipo 2 y de 1,3 millones de personas sin diabetes. Los científicos identificaron a los sujetos usando los datos de tres registros nacionales de salud en Dinamarca.

Las personas con diabetes tipo 2 tenían 0,8 recetas de antibióticos al año, en promedio, mientras que la tasa de prescripciones para los sujetos de control fue de 0,5 prescripciones al año. Las personas con más recetas eran más propensas a ser diagnosticados con diabetes tipo 2. Muchos tipos de antibióticos existentes se vincularon con mayor riesgo de diabetes, pero no hubo un vínculo más fuerte con el uso de antibióticos de espectro reducido como la penicilina V.

Investigaciones anteriores han demostrado que los tratamientos antibióticos pueden alterar las bacterias en el intestino de un individuo. Algunos análisis sugieren que ciertas bacterias intestinales pueden contribuir al deterioro de la capacidad para metabolizar el azúcar que se ve en personas con diabetes. Esto puede explicar por qué tasas más altas de uso de antibióticos se relacionan con el desarrollo de diabetes tipo 2, pero se necesita más investigación para explicar los hallazgos, según Mikkelsen.

“La diabetes es uno de los mayores retos de la atención sanitaria moderna, con una incidencia cada vez mayor en todo el mundo -resalta–. Investigación adicional a largo plazo sobre el uso de antibióticos en el metabolismo del azúcar y la composición de las bacterias intestinales podría revelar respuestas valiosas sobre la forma de abordar esta crisis de salud pública. Los patrones de uso de antibióticos pueden ofrecer una oportunidad para prevenir el desarrollo de la enfermedad o diagnosticarla temprano”.