Inicio Tu Ciudad

Un paciente con polio durante 28 años plantea nuevos retos para la erradicación

Compartir

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Con todos los países del mundo menos dos, Pakistán y Afganistán, declarados libres de poliomielitis, la erradicación de esta devastadora enfermedad viral en un futuro próximo es una posibilidad real.

Sin embargo, un estudio publicado en 'PLoS Pathogens' informa de los resultados de un individuo en Reino Unido con una enfermedad inmune cuyas muestras de heces han contenido grandes cantidades del virus de la polio vivo durante 28 años. Pacientes como éste, sugieren los autores, podrían iniciar nuevos brotes de polio y complicar la erradicación de la poliomielitis como estaba prevista.

Hay tres cepas del virus salvaje de la poliomielitis (1, 2 y 3) y dos tipos diferentes de vacuna contra la polio. La vacuna de la polio inactivada (IPV, por sus siglas en inglés) es segura y eficaz en la inducción de anticuerpos neutralizantes que protegen contra la poliomielitis paralítica, pero no induce imunología sustancial de las mucosas y, por lo tanto, la prevención de la excreción del virus.

La vacuna oral contra la polio (OPV, por sus siglas en inglés), que contiene el virus vivo debilitado o «atenuado») es eficaz y además de los anticuerpos neutralizantes inducen inmunología de las mucosas, causando así la muerte del virus en el tracto gastrointestinal y reduciendo la excreción. La OPV es menos seguro que la IPV; ya que, en muy raras ocasiones, causa la poliomielitis paralítica asociada a la vacuna, y porque se sigue produciendo alguna expulsión en las heces, además de que puede conducir a poliovirus circulantes derivados de la vacuna (cVDPV, por sus siglas en inglés).

Más del 90 por ciento de estos cVDPV se deben al componente de la cepa 2, que no ha sido vista en modo «salvaje» desde el año 1999 y, por lo tanto, parece erradicada. Como la cepa 2 en OPV también es responsable de hasta un 38 por ciento de los casos de poliomielitis paralítica asociada a la vacuna, la Organización Mundial de la Salud (OMS) planea implementar en breve un cambio de la OPV trivalente (que contiene las cepas 1, 2 y 3) a la OPV bivalente (con sólo las cepas 1 y 3) en los programas rutinarios de inmunización. Después de la erradicación, el plan es detener el uso de todas las OPV en inmunizaciones de rutina, mientras que las vacunas IPV es probable que continúen durante algún tiempo.

En este estudio, Javier Martín, del Instituto Nacional de Estándares Biológicos y Control, en Potters Bar, Reino Unido, y sus colegas, analizaron más de cien muestras de heces recogidas entre 1995 y 2015 de un hombre blanco. El individuo recibió un ciclo completo de vacunas infantiles, incluyendo la OPV a los 5, 7 y 12 meses, con un refuerzo a los 7 años de edad. Se le diagnosticó más tarde una inmunodeficiencia, que puede afectar a la capacidad del sistema inmune para matar los virus en el tracto digestivo.

Los investigadores encontraron altos niveles de la cepa 2 del virus de la poliomielitis en todas las muestras de heces analizadas. Los análisis del ARN de estas cepas iVDPV (es decir, cepas de virus de la polio derivado de la vacuna de individuos inmunodeficientes) mostró que los virus excretados eran diferentes de la cepa de vacuna debilitada y que habían comenzado a divergir hace un estimado de 28 años, en la época de la última vacunación conocida de este individuo con la OPV.

Todas las cepas iVDPV tenían mutaciones que invierten las características de atenuación de la cepa de la vacuna y con el tiempo también adquirieron una serie de otras mutaciones, muchas que afectan a la estructura antigénica del virus. Todas las muestras de iVDPV analizadas fueron capaces de causar parálisis en ratones transgénicos que tenían un receptor del poliovirus humano.

A pesar de los grandes cambios hallados en las cepas iVDPV en comparación con la cepa de la vacuna, los investigadores vieron que los sueros humanos neutralizaron fácilmente incluso la cepa más divergente, unos resultados tranquilizadores, dicen estos expertos, «ya que indican que los humanos vacunados están bien protegidos contra la infección de cepas iVDPV».

Sin embargo, también afirman que «debido a los sueros ensayados corresponden a un selecto grupo de británicos adultos sanos de entre 28-65 años de edad que habían sido vacunados con un ciclo completo de cuatro dosis de OPV y, por lo menos, una dosis de IPV, mientras que Reino Unido pasó de la OPV a la IPV para la inmunización contra la poliomielitis en 2004, sería de gran ayuda probar sueros de cohortes que sólo han recibido la IPV».

Poniendo la investigación en el contexto de otros estudios sobre iVDPV, destacan que «del total de 73 casos de iVDPV que se han descrito entre 1962 y 2014, sólo siete infecciones han durado más de cinco años. El caso descrito aquí representa, con mucho, el más largo periodo de excreción descrito de un paciente y la única persona identificada conocida que ha excretado poliovirus derivado de la vacuna altamente evolucionado en la actualidad».

No obstante, los investigadores también mencionan que varias cepas de VDPV altamente mutadas que mostraron propiedades moleculares típicas de iVDPVs se han aislado recientemente de muestras de aguas residuales en Eslovaquia, Finlandia, Estonia e Israel, lo que sugiere que existe un número desconocido de excretadores crónicos en otros lugares.

Los autores concluyen que «se necesita mejorar la vigilancia, incluyendo análisis de muestras de aguas residuales y de heces para buscar la presencia de cepas iVDPV y desarrollar tratamientos antivirales eficaces para interrumpir la replicación del virus en personas inmunodeficientes con el fin de poder identificar y gestionar posibles riesgos de difusión de cepas iVDPV y causar enfermedad en los pacientes y la población en general, sobre todo a la luz de los cambios en las estrategias de vacunación como parte de la fase final de erradicación de la poliomielitis y la ausencia de una estrategia de respuesta establecida a los brotes».

Estos expertos añaden que también podrían ser necesarias «nuevas vacunas contra la polio, como las basadas en partículas como las de los virus no infecciosos o incluso nuevas versiones de virus vivos estables atenuados diseñadas genéticamente sin riesgo asociado de producir VDPVs, para completar la erradicación de la polio».