Quantcast

Imputan a la ex vicepresidenta de Guatemala por corrupción

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

La ex vicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti ha sido imputada este martes por su presunta implicación en la trama de sobornos aduaneros que se investiga en el caso 'La Línea' y que amenaza con dinamitar al Gobierno.

El juez Miguel Ángel Gálvez ha sentenciado que existen “indicios suficientes” para abrir proceso a la ex vicepresidenta, que está siendo investigada por los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y contrabando aduanero, según informa el diario local 'Prensa Libre'.

“Este órgano después del análisis considera prudente dictar auto de procesamiento”, ha explicado Gálvez, a pesar de que en las escuchas telefónicas no se menciona directamente a Baldetti, sino que se hace referencia a “la señora” o “la 2”.

De esta manera, el tribunal atiende a la petición realizada por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la Procuraduría General de la Nación (PGN), quienes indican que la trama corrupta buscaba controlar la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para cobrar sobornos y favorecer la importación de ciertos productos.

Por su parte, el abogado de Baldetti, Marío Cano, ha denunciado que el proceso contra la ex vicepresidenta es “mediático”, “político” e “inquisitivo”, ya que insiste en que en base a las pruebas presentadas por la Fiscalía “no existe ningún señalamiento directo” contra su defendida.

JUICIO POLÍTICO CONTRA PÉREZ MOLINA

Este mismo martes, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Guatemala ha avalado la celebración de un juicio político ('impeachment') contra el presidente del país, Otto Pérez Molina, por su presunta implicación en esta trama de sobornos aduaneros que se investiga en el caso 'La Línea'.

Tras el visto bueno del alto tribunal, ahora el caso pasará al Congreso, donde deberá formarse una comisión especial que determine la responsabilidad de Pérez Molina en 'La Línea' y, en su caso, recomiende el juicio político en su contra.

A pesar de los numerosos llamamiento a su dimisión, el presidente de Guatemala aclaró el pasado domingo que no pretende entregar la banda presidencial, asegurando que las acusaciones en su contra son infundadas. “Daré la cara y demostraré mediante el debido proceso que no he sido parte y mucho menos receptor de esos fondos mal habidos”, sentenció.

Comentarios de Facebook