viernes, 14 agosto 2020 17:17

Sémper cree que PNV será “poco más que un convidado de piedra” en la próxima legislatura en el Congreso

Defiende “modernizar” la Constitución y aboga por abordar este debate “con serenidad, tranquilidad y rigor”

BILBAO, 24 (EUROPA PRESS)

El presidente de PP de Guipúzcoa y portavoz parlamentario de los populares vascos, Borja Sémper, cree que el PNV será “poco más que un convidado de piedra” en la próxima legislatura en el Congreso de los Diputados porque “el poder histórico de los nacionalismos históricos se acaba”.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Sémper ha denunciado que “hay una intencionalidad de echar al PP” y cree que “se van a juntar todos, si pueden, para echar al PP del Gobierno, y van a estar el PNV, Podemos y el PSOE, etc”.

“Ya lo hemos visto en experiencias muy cercanas, como el caso de Vitoria. Se han juntado todos y no les ha importado no tener ninguna coincidencia programática ni política, con tal de echar al PP”, ha apuntado.

Preguntado por, si desde el Gobierno del PP se ha sondeado al PNV para un posible acercamiento, ha respondido que no lo cree y asegura que la relación de los jeltzales y los populares “ha sido magnífica” en Madrid.

Sémper ha indicado que, incluso dirigentes del PNV lo dicen “en privado, aunque en público no dicen eso”. El dirigente del PP vasco ha señalado que el PNV tiene que entender que el hecho de que “no te den la razón”, no quiere decir “que no haya interlocución”.

“Ahí percibo cierta soberbia por parte de algunas declaraciones del PNV. Es como el niño que tiene la pelota y, si no le dejas de portero, se lleva el balón. ¿Si no me dan la razón, es que no hay relación? hay relación, como debe ser, lo anormal sería lo contrario”, ha asegurado.

Asimismo, cree que los jeltzales también deberían ser conscientes de que “esa situación de extraño privilegio que ha tenido en el pasado, también se acaba”, porque “el mundo se ha complejizado, hay muchos más factores y más partidos que van a entrar en el Congreso de los Diputados”.

“Y yo creo que el PNV es consciente de que en la próxima legislatura, esa situación que han tenido de poder los partidos nacionalistas periféricos, entre ellos el PNV y CiU, se acabó porque entra Podemos, entra Ciudadanos, entran nuevas formaciones políticas que también tienen voto en el Congreso y, con su voto van a decidir muchas cosas”, ha añadido.

Por lo tanto, ha asegurado que ese “poder histórico que han tenido los nacionalismos periféricos se acaba”. En este sentido, considera que el PNV está intentando “sacar la cabeza de alguna manera, para decir aquí estoy, no voy a ser un convidado de piedra”. “Pero yo creo que la próxima legislatura en Madrid, el PNV va a ser poco más que un convidado de piedra”, ha apuntado.

AUTOGOBIERNO

Por otra parte, ha considerado que, en materia de autogobierno, hay que trascender de los que les gustaría a los partidos políticos “en función de sus colores” y pensar “en lo que beneficia al ciudadano”.

Sémper ha manifestado que, si las formaciones son capaces de “superar ese partidismo anquilosado en todos los partidos, no importará quién abandere esa reforma, sino que importará la eficacia de esas reformas”.

“En Euskadi tenemos una herramienta de autogobierno magnífica, que es el Estatuto de Autonomía. Yo no soy capaz de ver un debate sereno en Euskadi sobre lo oportuno, lo idóneo, lo bueno que ha traído el Estatuto de Autonomía y lo que deberíamos hacer para que siga siendo igual de bueno, igual de eficaz”, ha señalado.

El dirigente popular cree que hay que “romper” las actuales “posiciones numantinas y partidistas” que persisten. “Todos los países descentralizados tienen conflicto, incluso Alemania. Lo que tenemos que hacer es huir del conflicto gratuito, del conflicto partidista”, ha señalado.

Sémper cree que la Constitución se redactó en un momento en el que algunos aspectos competenciales quedaron “en una especie de cajón de sastre, que eran las leyes básicas” y que es algo que se debe clarificar.

De esta forma, ha considerado que las competencias “tienen que estar cuanto más cerca del ciudadano, mejor, porque pueden controlar más la acción de los gobiernos”. “Lo que queremos es que Euskadi sea un ejemplo de eso. Hoy lo es y puedo serlo más”, ha apuntado.

A su juicio, “hay que clarificar las competencias que ejerce Euskadi, pero también las competencias de dentro de la propia Comunidad Autónoma”. “Hay un centralismo de vía estrecha, que es el que abandera el PNV, que es el que quiere centralizar todo en Vitoria, crear un centralismo vasco”, ha indicado.

En cuanto a los informes que el PP vasco pidió al Gobierno central sobre los costes que supondrían la independencia de Euskadi, ha apuntado que les habría gustado tenerlos, pero ha señalado que “no pasa nada” porque el Ejecutivo no los remita.

“Nosotros queremos objetivar el debate. Por un lado, tenemos a los nacionalistas que nos hablan con eufemismos continuamente. El PNV, que se niega a declararse abiertamente independentista, y nos habla de eufemismos como 'nuevo estatus', que no sabemos muy bien qué significa”, ha señalado.

Además, ha apuntado que la izquierda abertzale, “en sus diferentes marcas, al menos es más clara, porque habla de que es independentista abiertamente”. “Nosotros, que queremos abordar este debate sobre la mejora de las herramientas de autogobierno, nos encontramos ante la imposibilidad de tener interlocutores serios porque nos hablan de estos eufemismos”, ha afirmado.

Por ello, ha señalado que pretenden tener elementos objetivos para poder debatir y cree que Euskadi “estaría peor”, desde el punto de vista económico, siendo independiente y se haría un “daño tremendo a la convivencia”.

REFORMA CONSTITUCIONAL

En relación al debate sobre la reforma constitucional, cree que el sistema funciona, aunque considera que “el sistema necesita modernizar sus herramientas”.

En este sentido, ha apuntado que lo que han dicho siempre el PP y Mariano Rajoy, “con su estilo, es que ahora no tocaba porque tocaba la economía”. Por ello, cree que este Gobierno necesita una segunda legislatura “de las reformas institucionales”.

A su juicio, hay que reformar los órganos de control, los órganos de gobierno de los jueces, el sistema de elección de los miembros del Tribunal Constitucional, algunos aspectos relacionados con la sucesión de la monarquía, además de clarificar aspectos competenciales.

“Yo creo que la Constitución o algunas de las normas fundamentales que en este momento tenemos en el conjunto de España necesita una modernización y hay que abordar ese debate con serenidad y con tranquilidad, pero con rigor, para modificar aquello que no funciona o que ha funcionado, pero ahora funciona peor, para afrontar un futuro inmediato, apasionante y absolutamente complejo”, ha dicho.

CATALUÑA

Borja Sémper ha manifestado que el debate de la próxima legislatura “va a tener un componente económico importante, que va a afectar o que debería incluir a Cataluña y al resto de comunidades autónomas”. “Euskadi y Navarra tienen una situación diferente, pero creo que está en la agenda de todo el mundo que el conjunto de España debe hacer un análisis sobre el modelo de financiación”, ha apuntado.

No obstante, no considera que eso “vaya a resolver las obsesiones identitarias”. “Aquí hay un debate doble que, a veces, se mezcla intencionadamente. Por un lado, está el debate sereno, frío y objetivo, que debería ser el económico, y por otro lado, está en el que es imposible que nos pongamos de acuerdo, que es el de los sentimientos y las identidades”, ha precisado.

En este sentido, ha dicho que “la política se ha de hacer con cabeza y pensando con la cabeza, no con las tripas” como está ocurriendo, a su juicio, en Cataluña.