Compartir

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, ha inaugurado este jueves –sin previo aviso– su tercer mandato, que llega precedido de polémica por una serie de protestas en las que murieron decenas de personas, en su mayoría detractores del mandatario.

Al menos un centenar de personas perdieron la vida en la ola de manifestaciones que se inició después de que Nkurunziza anunciase, en abril, que buscaría un tercer mandato. La Constitución limita a dos el número de presidencias, pero Nkurunziza alegó que su primera etapa no cuenta porque fue elegido por el Parlamento y no por la ciudadanía.

Finalmente, se presentó –y venció– unos comicios celebrados en julio y sobre los que mostraron sus dudas tanto la Unión Africana como Estados Unidos y la Unión Europea.

Nkurunziza ha tomado posesión de nuevo este jueves, en una ceremonia celebrada en la capital, Buyumbura, y para la que no existía fecha cerrada. De hecho, la cadena británica BBC ha apuntado que inicialmente el acto estaba previsto para la próxima semana.

“Ha quedado demostrado que nadie puede impedir que el sol brille”, ha proclamado el mandatario tras iniciar un nuevo mandato de cinco años. La Presidencia ha informado en Twitter que, durante el acto, se ha guardado un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la reciente ola de violencia.