Compartir

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

La Federación de Enseñanza de CC.OO. y la Confederación de STEs-intersindical han criticado este viernes que el Ministerio de Educación siga adelante con la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), mientras que el sindicato de profesores ANPE considera que “no queda otra” que aplicarla porque no hacerlo sería “originar un tremendo caos”.

Así lo han puesto de manifiesto los distintos sindicatos de enseñanza tras la celebración de la Conferencia Sectorial de Educación de ayer, en la que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, afirmó que la LOMCE se va a implantar “con total normalidad” este curso 2015-2016 porque “las leyes hay que cumplirlas”, pese a que la mayoría de las comunidades autónomas solicitaron su suspensión.

Desde ANPE, su portavoz Nicolás Fernández, ha subrayado a Europa Press que “no queda otra” que aplicar la LOMCE el próximo curso porque es una Ley Orgánica aprobada por las Cortes Generales y paralizarla sería “originar un tremendo caos”. No obstante, ha matizado que “se puede flexibilizar, se puede buscar fórmulas que causen el menor trastorno posible para hacer las adaptaciones curriculares”.

Fernández ha manifestado que debido a la actuación del Ministerio de Educación, cuando José Ignacio Wert estaba al frente del mismo, ha habido un “retraso considerable” en la aprobación de los decretos curriculares y ha añadido que también ha habido “dificultades” por el rechazo a aplicar la Ley por parte de algunas comunidades autónomas “por cuestiones ideológicas”.

A su juicio, “todo viene lastrado por una Ley que nació sin el mínimo consenso”. “Al margen de todas esas dificultades, lo que hay que hacer es soslayarlas y tratar de buscar la aplicación”, ha indicado, para después agregar que la reforma educativa en España está “pendiente” porque la LOMCE “no ha sido más que mínimos retoques a la LOE”, Ley Orgánica de Educación 2/2006.

En relación con la separación en los dos decretos las evaluaciones externas de Primaria, por un lado, y de ESO y Bachillerato, por otro, con el objetivo de debatir con más tiempo las de Secundaria, que no se van a realizar hasta el curso 2016-2017, Fernández ha defendido que es “algo lógico” porque no se van a aplicar de momento.

Fernández ha concretado que la evaluación externa de 4º de ESO “no debería separar a los alumnos de la posibilidad de una aprendizaje superior”, sino que debería servir para “detectar dificultades en su aprendizaje y facilitar su orientación hacia unas vías u otras”.

“Vemos razonable que tanto la prueba de ESO como la de Bachillerato se pospongan para, sobre ellas, seguir debatiendo y llegar a unas conclusiones más razonables que hemos ido viendo en los distintos órganos técnicos”, ha afirmado, al tiempo que ha recordado que “hay tiempo” y que “no hay que precipitarse”.

CC.OO: “EL GOBIERNO NO CAMBIA EL PASO”

Por su parte, el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO., Francisco García, ha asegurado a Europa Press que el resultado de la Conferencia Sectorial de Educación es “decepcionante porque el Gobierno no cambia el paso, sigue adelante con la implantación de la LOMCE, una ley que tiene el rechazo de todos los grupos políticos y de la comunidad educativa”.

En relación con la medida relativa a las evaluaciones externas, García ha recordado que “las reválidas no se han eliminado, sino que simplemente se han pospuesto”.

Así, ha advertido que las evaluaciones externas que afectan a la Educación Primaria “pueden tener efectos sobre la repetición de curso de los alumnos desde edades ya muy tempranas”, lo que ha calificado también de “decepcionante”.

Según ha explicado, desde CC.OO. consideran que “esto es un paripé” y rechazan “profundamente” las medidas que está tomando el actual Ministerio de Educación porque “siguen en la línea del anterior”. “No vemos grandes cambios”, ha remachado.

“Estamos ante un cambio de ministro de Educación que es meramente cosmético. Bajo una apariencia más dialogante sigue aplicando las mismas políticas y con la misma determinación”, ha criticado García.

“CARECE DEL MÍNIMO SENTIDO DE RESPONSABILIDAD”

En último lugar, STEs ha advertido de que el mapa político resultante tras las elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo “evidencia la soledad del PP para seguir adelante con su política educativa”. En esta línea, el sindicato ha defendido que “mantener la aplicación de la LOMCE carece del mínimo sentido de responsabilidad”.

“La anunciada voluntad de revisión del calendario de aplicación de la LOMCE ha quedado, como era de esperar, definitivamente desmentida y sólo la paralización momentánea de las reválidas de ESO y Bachillerato ha sido el único avance aceptado por el Ministerio”, ha lamentado.

Desde su punto de vista, “la declarada voluntad de diálogo del nuevo y fugaz titular Méndez de Vigo no es seria si no se hace lo que la comunidad educativa y la sociedad en general reclaman, la liquidación de la ley y la apertura de un diálogo real”, ha agregado.

Por este motivo, el sindicato ha vuelto a exigir al Ministerio de Educación la paralización de la LOMCE y ha pedido a los responsables de las nuevas Consejerías del ramo “que no cedan a las imposiciones de un Gobierno que desprecia la legitimidad de las urnas”.