Compartir

MOSCÚ, 13 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Rusia ha añadido a cuatro países más –Albania, Montenegro, Liechtenstein e Islandia– a la lista de Estados que tienen prohibido exportar comida a territorio ruso, en una nueva represalia por las sanciones adoptadas en relación al conflicto de Ucrania.

Hasta ahora, Rusia vetaba los productos procedentes de la Unión Europea, Estados Unidos, Australia, Canadá y Noruega, pero ahora ha añadido también a Albania, Montenegro, Liechtenstein e Islandia, así como a Ucrania “en determinadas circunstancias”, según ha explicado el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, durante una reunión del Gobierno.

En el caso ucraniano, la importación de productos agrícolas quedaría prohibida “sólo si el Gobierno de este país aplica la parte económica del acuerdo de asociación con la Unión Europea”, firmado por Kiev en junio de 2014. Moscú ha dado de plazo hasta el 1 de enero de 2016 para “resolver” las disputas económicas con el país vecino, informa la agencia Sputnik.

Este anuncio coincide con un endurecimiento del embargo a productos de alimentación, en vigor desde hace más de un año. A finales de julio, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, firmó un decreto que abrió la puerta a la destrucción inmediata de los bienes incautados, en un intento de disuadir a quienes quieran saltarse el bloqueo.

Las autoridades rusas han llegado a destruir cientos de toneladas de comida en un solo día y la televisión estatal ha difundido imágenes de maquinaria pesada aplastando estos productos. Cientos de miles de personas han secundado una campaña en Internet para pedir a Putin que reparta la comida entre los más necesitados.