Compartir

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Los adolescentes con madres más afectuosas tienden a consumir menos drogas, como el alcohol o el tabaco, que los jóvenes que tienen una relación más distante o fría con su madre, según un estudio de la Universidad de Sevilla.

La investigación, realizada por un grupo de expertos de la Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación y recogida por la Agencia SINC, ha descubierto que las relaciones de los hijos con sus padres son “muy importantes” e influyentes en el consumo de drogas. De esta forma, los jóvenes que viven en una familia poco cohesionada tienden a consumir más alcohol, tabaco o cannabis.

Las profesoras de la Universidad de Sevilla, Águeda Parra e Inmaculada Sánchez, han afirmado que “en España, para tener un buen desarrollo, los jóvenes no necesitan distanciarse emocionalmente de sus padres y madres, cosa que sí ocurre en otros lugares del mundo como Estados Unidos o países anglosajones, donde la autonomía emocional es más necesaria”.

Para este estudio, se llevó a cabo una investigación longitudinal a lo largo de diez años durante los cuales se ha entrevistado a 90 estudiantes de la provincia de Sevilla cuando tenían 13, 15, 17 y 21 años. El objetivo era estudiar la evolución de los adolescentes de diferentes entornos y niveles socioeconómicos.

SER MAYOR DE EDAD NO ES SER ADULTO

Parra y Sánchez, junto al profesor Alfredo Oliva, han puesto en marcha una nueva línea de investigación para investigar qué factores de riesgo y protección influyen en la transición a la adultez en España. En este sentido, la profesora Sánchez ha señalado que la adultez no depende de la edad, sino del contexto socioeconómico y cultural de cada país.

La transición a la edad adulta “es una etapa poco estudiada desde el punto de vista científico pero de gran trascendencia, porque supone la antesala del mundo adulto y, en ella, los jóvenes y las jóvenes irán adquiriendo responsabilidades y tomando decisiones que condicionarán gran parte de su futuro”, ha afirmado Sánchez.

El objetivo del estudio, para el que se han recogido un total de 1.400 testimonios, es elaborar una guía de orientación para mejorar el desarrollo individual y las relaciones personales y familiares de los jóvenes.