Compartir

LONDRES, 10 (Reuters/EP)

Casi 150.000 víctimas del terremoto de Nepal podrían quedarse sin comida y sin refugio para sobrevivir en la estación monzónica debido a la falta de fondos para que los helicópteros de emergencia de Naciones Unidas continúen su actividad, ha alertado este lunes la ONU.

Las lluvias monzónicas anuales y los consecuentes deslizamientos de tierra podrían cortar el acceso a las remotas comunidades que han quedado devastadas por los dos seísmos que se produjeron en abril y en mayo, haciendo que los helicópteros sean cruciales para llegar a ellas, según el Servicio Aéreo Humanitario de Naciones Unidas (UNHAS, en sus siglas en inglés).

“Tenemos solicitudes pendientes para movilizar unas 650 toneladas de suministros de emergencia y cada día seguimos recibiendo nuevas solicitudes”, ha lamentado el coordinador del equipo de logística del UNHAS, Edmondo Perrone. “Aproximadamente 35 organizaciones están esperando al transporte aéreo, lo cual enfatiza lo desesperadamente que se necesita este servicio ahora mismo”, ha añadido en un comunicado.

El servicio de helicópteros de la ONU solo ha recibido la mitad de los 18 millones de dólares (16,31 millones de euros) que necesita para operar hasta finales de octubre. Si el déficit no se supera pronto, las entregas se detendrán a finales de agosto, ha asegurado UNHAS.

El Servicio, dirigido por el Programa Mundial de Alimentos (PAM), ha movilizado a más de 2.800 cooperantes y 1.450 toneladas de suministros en Nepal y ha entregado ayuda a 139 comunidades remotas que son inaccesibles por carretera.

Casi tres millones de supervivientes –aproximadamente el 10 por ciento de la población de Nepal– muchos en montañas, en zonas difíciles de acceder, necesitan refugio, comida y cuidados médicos básicos, según un reciente informe de Naciones Unidas.

El Gobierno nepalí ha estimado el coste para la recuperación del país en 6.600 millones de dólares (5.982 millones de euros) durante los próximos cinco años. Esta cifra equivale a una tercera parte de su PIB. Hasta el momento ha recibido 4.400 millones de dólares (3.988 millones de euros) de los donantes.

Los terremotos mataron a aproximadamente 8.900 personas, dejaron heridas a más de 22.000 y forzaron el desplazamiento de cientos de miles hacia refugios temporales. Más de 500.000 casas quedaron destruidas y 700.000 personas fueron empujadas a la pobreza, según el Ejecutivo de Nepal. Uno de cada cuatro habitantes de los 28 millones del país viven con ingresos de menos de 1,25 dólares (1,13 euros) al día.