lunes, 28 septiembre 2020 2:01

MSF alerta de que Yemen está al borde del “colapso sanitario”

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado en un informe publicado este lunes de que Yemen “es un país desgarrado por la guerra” que está al borde del “colapso sanitario” por la incesante violencia y la falta de personal y suministros.

En 'Yemen: la hemorragia constante', presentado desde Nueva York, la organización humanitaria ha examinado “una serie de aspectos concretos relacionados con la salud” que afectan a la población civil, entre la “multitud” de problemas causados por el conflicto armado.

“Militarmente, los combates continúan entre el anterior Gobierno (ahora en el exilio y con el apoyo de una amplia coalición de países extranjeros y grupos de resistencia yemeníes), y las autoridades actuales lideradas por los huthi que controlan muchas provincias”, ha relatado.

Por regiones, en el norte “los ataques aéreos de la coalición (internacional) están golpeando barrios densamente poblados, causando gran número de víctimas y daños materiales”, mientras que “los combates que tienen lugar en el sur están causando más víctimas aún”.

La ONG ha denunciado que “infraestructuras sanitarias como hospitales, centros de salud y ambulancias están resultando dañadas, ya sea de forma directa y premeditada o como consecuencia de los daños colaterales”, lo cual “pone en peligro a los pacientes y al personal médico”.

Así las cosas, “muchos profesionales sanitarios han huido de Yemen y cuantiosos hospitales han cerrado, dado que no pueden operar en las actuales circunstancias”, según ha informado la organización humanitaria en un comunicado.

BLOQUEO 'DE FACTO'

“En el aspecto político, el embargo de armas ha tenido como consecuencia que la entrada de bienes –combustible, medicamentos y alimentos básicos– resulte extremadamente complicada”, ha añadido MSF, subrayando que, “incluso cuando se consigue introducir, las autoridades, a menudo no los distribuyen de forma adecuada y el resultado es un mercado negro que resulta inasequible para gran parte de la población”.

“El embargo y las dificultades de distribución de bienes básicos han causado un bloqueo 'de facto' en el que los servicios públicos de electricidad y agua, entre otros, están gravemente interrumpidos”, ha explicado.

La electricidad, por ejemplo, “es intermitente en la mayor parte del país y su disponibilidad depende del estado de las centrales eléctricas y de la capacidad económica de los habitantes para poseer y mantener un generador”.

La falta de combustible, por otro lado, “se traduce en medios de transporte limitados y en la parálisis de la mayor parte de los vehículos”, mientras que “el transporte de agua y la recogida de basura han dejado de funcionar en casi todo el país”.

En cuanto a la escasez de agua, MSF ha recalcado que “Yemen es un país con escasa tierra fértil y unos recursos hídricos extremadamente limitados”, de modo que “muchas comunidades dependen del transporte de agua, pero el coste de estos servicios se ha duplicado”.

“COLAPSO SANITARIO”

“Uno de los sectores que sufren en gran medida las consecuencias del conflicto es la atención sanitaria”, ha destacado, lamentando que “combustible, medicamentos, equipos y otras importaciones de material específico que son esenciales para proporcionar atención médica son muy complicados de obtener”.

La consecuencia de la violencia y el bloqueo es que “se está paralizando gravemente la capacidad de asistencia del sistema sanitario local para responder tanto a las necesidades rutinarias como a las de emergencia”.

Si bien “es evidente que Yemen ya padecía problemas sociales y económicos, tenía necesidades humanitarias y su sistema sanitario enfrentaba debilidades fundamentales” antes del conflicto”, las actuales circunstancias “están deteriorando aún más las condiciones de vida y salud de una población ya empobrecida”.

Así, aunque las necesidades humanitarias, entre ellas las sanitarias, “son enormes en el Yemen de hoy”, “la inseguridad, junto con los obstáculos administrativos relacionados con el bloqueo, ha hecho que sea extremadamente difícil para las organizaciones humanitarias hacer llegar la asistencia al interior del mismo”.