Compartir

LONDRES, 10 (Reuters/EP)

Un tribunal británico ha ordenado liberar al jefe de los servicios de Inteligencia de Ruanda, el general Karenzi Karake, después de rechazar la solicitud de extradición cursada por la Justicia española, que le acusa de llevar a cabo crímenes en venganza por el genocidio de 1994.

Fuentes judiciales consultadas por la agencia de noticias Reuters han asegurado que un juez de Londres ha rehusado entregar a Karake a los tribunales españoles y, en consecuencia, ha ordenado su puesta en libertad inmediata.

Karake fue detenido el pasado 20 de junio en virtud de una orden europea de arresto emitida por el juez español Fernando Andreu por los asesinatos selectivos cometidos contra huthus en Ruanda y República Democrática del Congo a partir de 1994.

El general es considerado un héroe por algunos ruandeses porque es un destacado miembro del Frente Patriótico Ruandés, que puso fin al genocidio que acabó con la vida de 800.000 tutsi y huthus moderados en apenas cinco meses.

“Pero para otros (Karake) es responsable de muchos asesinatos y otros abusos en la época posterior al genocidio”, apunta Anneke van Woudenberg, de la división para África de la ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW).

El Gobierno ruandés condenó el “atroz” arresto de Karake. “Es una salvajada arrestar a un funcionario ruandés basándose en una locura progenocida”, escribió en Twitter la ministra de Exteriores, Louise Mushikiwabo.

La Unión Africana, por su parte, reclamó su liberación inmediata y consideró una “amenaza” a la “seguridad y la estabilidad de Ruanda y de toda África” su detención, además de una “violación de la soberanía y la integridad territorial de los estados africanos”.

Ahora, Mushikiwabo se ha mostrado “encantada” de que Karake “vuelva a casa”. “Ha sido un proceso innecesario y abusivo. No debería haber ocurrido”, ha dicho en la red social, al tiempo que ha agradecido el apoyo de la Unión Africana.