Compartir

El descenso de las temperaturas que se prevé para este sábado dará lugar al primer día sin avisos de riesgo por altas temperaturas en el conjunto de España en lo que va de este verano y dejará atrás el calor reiterado del mes de julio, ya que de acuerdo con la predicción a largo plazo de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) se espera un agosto menos caluroso y con más precipitaciones de lo normal.

La portavoz de la AEMET, Ana Casals, ha explicado que es la “primera vez” en verano sin avisos por temperaturas máximas aunque con riesgo de tormentas que, aunque también se producirán el domingo, ese día “todo el mapa peninsular estará en verde, sin avisos”.

Además confía en que la semana próxima, del 10 al 16 de agosto, será “difícil” que haya algún aviso por temperaturas máximas elevadas, ya que se prevé que los termómetros desciendan ligeramente por debajo de los valores normales para estas fechas.

De hecho, en algunos lugares las temperaturas bajarán hasta 8 grados centígrados, lo que “no significa que haga frío”, sino que en la mitad norte, Madrid incluido, tendrán en torno a 32 grados centígrados de máximas.

Sobre la próxima semana, ha dicho que se prevé que las temperaturas subirán el domingo por el norte y el valle del Guadalquivir y el martes y el miércoles descenderán “bastante”, sobre todo en el valle del Ebro.

“Va a ser una semana más fresca, lejos del calor de las semanas precedentes, con valores de entre 18 y 20 grados centígrados en el norte el jueves y los 30 a 34 grados centígrados en el sur”, ha añadido.

La portavoz prevé que de acuerdo a la “tendencia” de las próximas semanas, que ha insistido en aclarar que “no es una predicción”, todo apunta a que las próximas semanas de agosto las precipitaciones serán mayores a las normales en el octavo mes del año y que las temperaturas también tendrán anomalías negativas respecto a lo normal.

En concreto, ha apuntado que serán entre 0 y 1 grado centígrado por debajo de lo normal en el norte y entre 1 y 3 grados centígrados menos en el sur. “No es que vaya a hacer frío sino que el calor será menor de lo habitual para estas semanas de agosto”, ha subrayado.

Al mismo tiempo, ha agregado que parece que se mantendrá la inestabilidad atmosférica, que provocará tormentas y chubascos localizados que dejarán entre 0 y 10 litros por metro cuadrado por encima de los valores habituales y que sobre todo estas anomalías positivas se concentrarán en la mitad este peninsular.

En definitiva, Casals ha resumido que hay una cierta tendencia a que la anomalía de temperaturas esté por debajo del valor normal y no por encima, por lo que no parece que vaya a haber olas de calor.