Compartir

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Más de 4.200 niños inmigrantes llegaron a alguna a las islas griegas en junio de forma ilegal, 86 de ellos solos, y corren el riesgo de ser víctimas de explotación y de contraer enfermedades debido a la escasez y la saturación de los centros de recepción, ha denunciado este jueves en un comunicado Save the Children.

Miles de personas que llegan a diario al archipiélago del Dodecaneso, ha asegurado la organización, añadiendo que la mayoría de ellos son sirios. Save the Children ha alertado sobre la situación: los niños viven en condiciones pésimas, ya que los centros de recepción están saturados, por lo que la necesidad de comida, agua, medicina y sitios donde dormir es acuciante.

A pesar de existir nueve centros “de primera recepción”, la ONG ha desvelado que solo uno funciona realmente por la falta de fondos, por lo que estos lugares “se asemejan a centros de detención”. Por este motivo, Save the Children ha explicado que los niños se encuentran hacinados o duermen solos en las calles. Estos son los más vulnerables porque están en peligro de caer en redes de trata o de sufrir abusos sexuales, ha lamentado.

Según testimonios recogidos por la organización en Lesbos, Chios, Kos y Atenas, muchos menores dicen no haber comido en días y no querer dormir fuera o ir al baño por la noche por miedo a que abusen de ellos. Además, los bebes y los niños de más corta edad están en peligro de contraer enfermedades diarreicas, golpes de calor, deshidratación y quemaduras solares.

El director general de Save the Children, Andrés Conde, ha afirmado que estos niños “están abandonados a su suerte” y que hay una gran probabilidad de que ataquen a uno mientras duerme en la calle o de que un bebé muera por un golpe de calor. “Está ocurriendo ahora mismo en las puertas de Europa”, ha destacado.

La ONG ha explicado que el 90 por ciento de estos inmigrantes y refugiados no tiene sitio adecuado para dormir, como tiendas, y hay pocas instalaciones para la higiene. Además, ha asegurado que la sociedad civil y las organizaciones internacionales se están esforzando por “cubrir los huecos” que deja el Gobierno heleno.

UNA SOLUCIÓN DESDE LA UE

Save the Children ha admitido que el Ejecutivo griego tiene la responsabilidad de crear un sistema seguro de recepción, pero ha advertido de que el presupuesto también ha de recaer en la Unión Europea. Por ello, ha instado a los líderes europeos a que avancen en la solución del problema desde una perspectiva a largo plazo y enfocada en los Derechos Humanos con el fin de evitar más muertes en el Mediterráneo.

“La búsqueda y el rescate en alta mar tiene que seguir siendo una prioridad pero también es necesario buscar vías seguras y legales hacia la UE, como la reunificación familiar, los visados humanitarios y de estudio”, ha comentado Conde. Además, ha recordado que muchas de estas personas arriesgan sus vidas porque huyen de la violencia, los conflictos y la persecución, añadiendo que considera insuficiente la cuota de refugiados acordada por los Estados miembros de la UE.

Asimismo, ha pedido a la ONU y a las organizaciones no gubernamentales que garantice que estas personas son tratadas con dignidad y que proteja a los niños.