Compartir

CALDAS (PONTEVEDRA), 6 (EUROPA PRESS)

Varios vecinos han vuelto a increpar al presunto parricida de Moraña, David O.R., detenido el viernes y enviado a prisión el sábado imputado por el asesinato de sus dos hijas, a su salida de los juzgados de Caldas, donde colaboró en la práctica de una diligencia que la jueza instructora considera “imprescindible y urgente”.

El hombre llegó al Juzgado Mixto número uno de Caldas sobre las 10.00 horas y permaneció en su interior más de una hora y media, tras lo que fue trasladado en el mismo furgón de la Guardia Civil de vuelta a prisión.

Al salir, varios vecinos le han recibido con insultos y gritos de 'asesino' y le han deseado una 'mala vida en la cárcel'. Varios vehículos del instituto armado han abandonado el lugar y, a continuación, ha salido una médico forense y el abogado de la defensa. Ambos han rechazado hacer declaraciones.

Fuentes del Tribunal Suprerior de Xustiza de Galicia (TSXG) han descartado precisar cuál es la prueba que ha sido practicada este jueves, aunque han aclarado que no se trata de ninguna diligencia psiquiátrica o psicológica y han manifestado que se llevó a cabo “con la colaboración del imputado”.

“La diligencia se acordó por decisión judicial y no fue solicitada por ninguna de las partes”, han añadido fuentes judiciales.

En cuanto a un posible traslado del detenido a otra prisión, las mismas fuentes han indicado que el juzgado “no autorizó ningún traslado”, pues estas “decisiones” son “competencia exclusiva” de Instituciones Penitenciarias, que lo pone en conocimiento del juzgado, “pero no solicita autorización”.