Compartir

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Un año después del comienzo de la epidemia del ébola en África, la Orden Hospitalaria de San de Dios (OHSJD) ha informado de que a lo largo del año ha perdido a 18 personas que trabajan en los hospitales de Monrovia (Liberia) y Lunsar (Sierra Leona) como consecuencia del virus.

Entre ellos, se encontraban los sacerdotes españoles Miguel Pajares y Manuel García Viejo que en agosto y septiembre, respectivamente, y pese a que fueron trasladados a España para ser atendidos en el Hospital Carlos III de Madrid, no pudieron sobrevivir a la enfermedad.

En concreto, la Orden ha recordado que en el Hospital San José de Monrovia, fallecieron, además de Pajares, una Hermana de las Misioneras de la Inmaculada Concepción (MIC), además de otros cinco trabajadores.

“Para nosotros han sido momentos de sentimientos encontrados, de fracaso, por una parte por la pérdida de nuestros Hermanos y colaboradores, y por otra por lo que ha supuesto de sufrimiento para la población de los países afectados, que ya eran muy vulnerables, y se han visto envueltos en una epidemia tan tremenda y letal como la del ébola”, ha comentado el director de JCONGD, José María Viadero.

De hecho, estos acontecimientos han sido recordados por la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, que ha otorgado la máxima distinción oficial por su labor humanitaria al Hospital San José de Monrovia y las personas fallecidas en su lucha frente al virus, reconociendo su enorme contribución a la sociedad liberiana.

Además, le ha concedido a título póstumo al director del hospital, Patrick Nshamdze, fallecido el 2 de agosto de 2014, el 'Gran Máster de las Órdenes de Distinción de la República de Liberia', y dentro de la Orden de la Estrella de África le confiere el 'Grado de Gran Comandante'.

CRONOLOGÍA DE LOS SUCESOS

Debido al primer contagio de Patrick, el Hospital San José fue clausurado el 1 de agosto del año pasado, y el día 5 de ese mismo mes se confirmó que el superior del Hospital, Miguel Pajares, también tenía Ébola, siendo repatriado a España 24 horas después junto a la hermana de las MIC ,Juliana Bonoha. Los dos ingresaron en el Hospital Carlos III de Madrid el 7 de agosto, falleciendo Pajares cinco días más tarde.

En esas fechas se confirmó también el contagio de ébola de más personas en el Hospital San José de Monrovia, falleciendo el 9 de agosto la hermana Chantal Mutwameme, supervisora general, y el día 11 el hermano George Combey, auxiliar de farmacia.

Mejor suerte corrió la hermana Paciencia Melgar quien ha logrado sobrevivir tras superar la enfermedad en ELWA. De hecho, viajó a España al mes siguiente para donar su plasma al hermano García Viejo, que ingresó en el Hospital Carlos III el 21 de septiembre y falleció a los cuatro días, horas después de la llegada de la hermana Paciencia.

“El mes de agosto de 2014 fue un mes muy difícil, ya que la situación en África Occidental pasó de ser crítica a tener que declarar la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Emergencia Internacional, algo realmente excepcional que llegaba tarde, ya que la epidemia de ébola se había declarado en marzo de 2014 y en pocas semanas estaba fuera de control”, ha recordado la Orden.

Por ello, cuando el pasado verano la epidemia estalló con su máxima virulencia, los escasos sistemas de salud de Guinea Conakri, Liberia y Sierra Leona se colapsaron, además de resultar “gravemente” afectados también el transporte, el comercio y la educación, tras las drásticas medidas adoptadas, como el cierre de fronteras y toques de queda.

CAMPAÑA 'PAREMOS EL ÉBOLA EN ÁFRICA DEL OESTE'

Finalmente, la Orden ha destacado la puesta en marcha de la campaña 'Paremos el Ébola en África del Oeste', impulsada en España por Juan Ciudad ONG, la organización de cooperación internacional para el desarrollo de la OHSJD, y que ha contado con el apoyo de numerosas personas e instituciones.

“A pesar del dolor y las dificultades también nos sentimos animados, pues hemos podido superar estos momentos tan difíciles gracias a la generosidad y el compromiso de muchos. Algunas personas incluso han decidido colaborar sobre el terreno a pesar de suponer un gran riesgo para su propia vida, comprobando una vez más que cuando hay voluntad no existe obstáculo infranqueable”, ha apostillado Viadero.

Hasta la fecha el ébola ha causado un total de 27.784 personas contagiadas y 11.294 fallecidos, la mayoría en Liberia. No obstante, la Orden ha mostrado su optimismo por la nueva vacuna experimental contra el virus que, según ha informado la Organización Mundial de la Salud (OMS), los resultados preliminares ofrecen un cien por cien de inmunización.

“Ahora bien, l peligro de un rebrote es real hasta que el virus haya desaparecido completamente, por lo que continúan las medidas de prevención y control en los países de esta región africana”, ha zanjado.