Compartir

WASHINGTON, 4 (EUROPA PRESS)

El respaldo de los estadounidenses al lanzamiento de las dos bombas atómicas sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki ha caído en los últimos 70 años, pero aún representa una mayoría en un país que sigue teniendo presentes los sucesos ocurridos durante la Segunda Guerra Mundial.

El 6 de agosto de 1945, las fuerzas norteamericanas arrojaron la primera de las dos bombas, en la ciudad de Hiroshima. Tres días después, cayó la segunda, sobre Nagasaki, cerrando así una implacable ofensiva que costó la vida a decenas de miles de civiles.

Poco después de estos ataques, una encuesta de Gallup reflejó en 1945 que el 85 por ciento de los ciudadanos de Estados Unidos aprobaban la decisión tomada por el Gobierno de Harry Truman. En 1991, Detroit Free Press reveló que quienes consideraban justificados los ataques representaban el 63 por ciento del total.

Ahora, este nivel ha caído al 56 por ciento, según un estudio realizado por el Pew Research Center y difundido este martes. Un 34 por ciento de la población norteamericana considera que Estados Unidos no tenía justificación para destruir Hiroshima y Nagasaki, un nivel que se dispara al 74 por ciento en Japón.

POR EDADES Y PARTIDOS

El sondeo, sin embargo, oculta divergencias en función de la edad de las personas entrevistadas. De esta forma, mientras que siete de cada diez estadounidenses mayores de 65 años siguen viendo con buenos ojos los ataques, sólo piensa así el 47 por ciento de quienes tienen entre 18 y 29 años.

Las diferencias se plasman también en la diferenciación por partidos, ya que entre los republicanos hay un 74 por ciento de partidarios, 20 puntos más que en el caso de los demócratas.