Compartir

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Científicos de la Universidad de California (Estados Unidos) han identificado una molécula, utilizada en tratamientos de cáncer de piel, que podría acabar con los restos de VIH que quedan latentes tras las terapias contra la enfermedad, proporcionando así una cura completa del virus.

“Hemos identificado un medicamento, ya aprobado y utilizado en pacientes, que podría conseguir reactivar el VIH para erradicarlo definitivamente”, ha destacado la bióloga de la Universidad de California y coautora del estudio, Satya Dandekar, publicado en la revista 'PLos Pathogens' y recogido por la plataforma Sinc.

Los fármacos actuales son eficaces para evitar la reproducción del virus, pudiendo reducir su presencia en la sangre hasta que es indetectable en los análisis. Sin embargo, no consiguen acabar con algunas trazas del virus que quedan latentes en las células. Esto provoca que cuando se detienen el tratamiento, el virus pueda 'despertar' y volver a atacar.

HACEN QUE EL VIRUS LATENTE SE ACTIVE

Con el objetivo de lograr la erradicación completa, los investigadores están desarrollando una estrategia que consiste en hacer que el virus latente se active y ataque las zonas en las que puede ser eliminado con la medicación tradicional.

Esta misión podría cumplirla la molécula 'PEP005', que es el único componente activo del medicamento 'PICATO', utilizado para combatir cáncer de piel. De hecho, en los estudios realizados por los investigadores, esta molécula mostró su eficacia para reactivar, sin causar un efecto tóxico, las muestras celulares de VIH latente extraídas a 13 pacientes.

Además, análisis posteriores revelaron que el mecanismo de acción de PEP005 era a través de la activación de un camino de señalización que involucra a la molécula celular NF-kB, capaz de amarrar el genoma del VIH y controlar su reproducción.

Ahora bien, los expertos han reconocido que esta molécula “no es suficiente” para acabar con todas las muestras del virus, debido a su elevada mutación, por lo que los científicos han otros compuestos complementarios. El más destacado ha sido la molécula JQ1 que, combinada con PEP005, multiplicaban por 15 el nivel de activación.

El compuesto todavía no ha sido probado en pacientes con VIH, aunque sí por la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés). Esto podría acortar la duración de los próximos ensayos celulares en animales y aumenta las posibilidades de obtener resultados positivos.