jueves, 24 septiembre 2020 8:05

Andalucía dice que los 265 millones serán una “espada de Damocles” sobre el presupuesto si Gobierno no acepta solución

SEVILLA, 2 (EUROPA PRESS)

El vicepresidente de la Junta y consejero de Presidencia y Administración Local, Manuel Jiménez Barrios, ha advertido de que los 265 millones de euros que el Gobierno andaluz tiene que devolver al Estado por la liquidación presupuestaria definitiva de 2013 serán una “espada de Damocles” sobre el presupuesto de la comunidad para 2016 si el Ejecutivo central no acepta una solución.

En una entrevista con Europa Press, Jiménez Barrios ha manifestado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene que cumplir el compromiso que asumió con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, sobre la revisión de dicha liquidación y la posibilidad de un pago prorrogado.

Ha denunciado que, hasta ahora, nadie del Gobierno central ha explicado por qué se ha producido esa liquidación negativa para Andalucía, mientras a otras comunidades les sale un saldo positivo.

Jiménez Barrios ha insistido en que, hasta el momento, este asunto sigue sin despejarse y, por ello, esos 265 millones “estarán sobre los presupuestos andaluces para el próximo año como una espada de Damocles”.

De otro lado, el vicepresidente ha augurado que el Gobierno del PP va a seguir en estos meses haciendo “anuncios electorales”, como el de los 1.700 millones de euros más en financiación para Andalucía en 2016, en lugar de plantear ya una revisión a fondo del modelo del financiación autonómica, que ha “caducado”.

Jiménez Barrios ha querido dejar claro que esos 1.700 millones que el propio presidente anunció durante una visita en Sevilla y que se abordaron en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del pasado miércoles, en modo alguno, compensan “la pérdida de 4.156 millones de euros que ha tenido Andalucía” en los últimos cinco años como consecuencia de un sistema de financiación autonómica que “no es adecuado” para esta tierra porque no se tiene en cuenta su peso poblacional.

Para el vicepresidente, el PP-A debería situarse del lado de Andalucía y reclamar al Gobierno un “trato adecuado y justo” para esta comunidad, de manera que tuviera “una compensación” por los más de 4.000 millones de euros que han dejado de llegar en los últimos años por financiación.