Compartir

TOLEDO, 1 (EUROPA PRESS)

El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha, José García Molina, ha reconocido que tiene la intención de ponerse a trabajar con el Gobierno regional en una nueva ley electoral a partir del mes de septiembre, con la idea de “estudiar una fórmula que venga para quedarse, con consenso de verdad y no solo con las fuerzas políticas y que no responda a buscar el cálculo electoral”.

En una entrevista con Europa Press, García Molina, que no tiene una cifra de diputados idónea en su cabeza, ha defendido que en este proceso tienen que participar no solo fuerzas políticas, sino juristas, especialistas, la sociedad o la Universidad de Castilla-La Mancha.

“Ya tengo una montaña de papeles para estudiar una fórmula que venga para quedarse. El sistema de ley electoral por cálculos electoralistas se tiene que acabar, y los partidos tienen que entender que esto ya no es cosa de dos”, ha dicho.

Aunque no apuesta por ningún número fijo de diputados, tiene claro que 33 no es la cifra ideal, ya que con este sistema “Ciudadanos quedó fuera con 90.000 votos y el PP con algo más de 400.000 tiene 16”.

Sobre la proporción de los votos, ha recordado que ellos con solo cuatro veces menos votos que el PP solo tienen dos diputados, lo que hace que cada uno de ellos tenga que estar “en siete comisiones”, algo que “dificulta el trabajo y la pluralidad”.

CONFÍA EN QUE EL PSOE APOYE SU LEY DE CUENTAS ABIERTAS

Acerca de la proposición de ley de Cuentas Abiertas con la que Podemos se ha estrenado en el trabajo legislativo, ha dicho que espera que “no haya problemas para aprobarla” con el apoyo del PSOE.

Se trata de una normativa, ha defendido, “que para los modos de funcionamiento habituales en la región sí es radical y revolucionario, pero se hace en otros países y a nadie le sorprende”.

“La idea es que los ciudadanos puedan tener los datos, descargarlos y revisarlos. No me parece que estemos planteando nada raro”, ha señalado.

DA UN “APROBADO CON MATICES” AL GOBIERNO

A la hora de poner una nota a la breve trayectoria del nuevo Gobierno, ha dicho que le da “un aprobado con matices”, y reconoce que la relación “ha sido fluida y fácil, algo que es de agradecer, y tienen voluntad para hacer las cosas”.

“Han entendido que hay que hacer cosas de otra manera. Nos sentimos cómodos con la relación, pero poner nota es complicado, porque aún no se ha materializado nada”, ha apuntado.

De este modo, ha recordado que parte de las iniciativas de Gobierno que se han llevado a cabo son cosas “que estaban en el programa del PSOE”, aunque cree que las figura de Podemos como socio de investidura “acelera, facilita y condiciona que algunas cuestiones se atiendan con más agilidad”.

Las tres partes que a su juicio eran más urgentes ya se han abordado, como son cambiar el modelo de Radio Televisión de Castilla-La Mancha, habilitar procedimientos de emergencia ciudadana, –algo a lo que se dará prioridad a partir de septiembre– y aumentar la transparencia, algo que a su juicio se tratará con “la radiografía económica de la Junta” que anunció el presidente autonómico, Emiliano García-Page, la cual espera que esté lista también en septiembre.

En todo caso, considera que “buena parte de todas las cuestiones” que Podemos incluyó en el pacto de investidura “deberían estar en marcha antes de final de año”, aunque algunas van a depender de cómo estén las cuentas.