Quantcast

La vacuna experimental contra el MERS se muestra prometedora en estudios con animales

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La vacuna experimental contra el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Próximo (MERS) se ha mostrado prometedora en estudios animales ya que ha desarrollado respuesta inmune ratones y macacos rhesus, según han informado el National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIH), que ha diseñado la vacuna.

Así, los ratones vacunados han producido anticuerpos ampliamente neutralizantes contra múltiples cepas del coronavirus MERS (MERS-CoV), mientras que los macacos vacunados quedaron protegidos de daño pulmonar grave cuando más adelante fueron expuestos al virus.

Los hallazgos sugieren que el enfoque actual, en el que el diseño de vacunas se dirige a la comprensión de la estructura de los componentes virales y sus interacciones con las células huésped, constituye una promesa para el desarrollo de un régimen de vacunación humana contra el MERS similar.

Actualmente, hay disponibles vacunas no autorizadas para el MERS, una enfermedad que apareció por primera vez en 2012. Un brote en la República de Corea que comenzó en mayo ha causado más de 180 contagios confirmados, incluidas 36 muertes, hasta el pasado 15 de julio.

El equipo de investigación ha sido dirigido por los doctores Barney S. Graham y Ala-Pui Kong y sus colegas del National Institute of Allergy and Infectious Diseases. Los investigadores utilizaron información estructural de la glicoproteína de envuelta Spike, que el MERS-CoV utiliza para entrar en las células, para diseñar una serie de vacunas experimentales que se administraron a ratones en un régimen de dos etapas que implica una inicial inyección de “cebado” seguida varias semanas más tarde por la misma inyección o una vacuna de “refuerzo” diferente.

Los tres regímenes que provocaron la respuesta inmune más fuerte en ratones se ensayaron a continuación en grupos de macacos y no se encontraron para provocar respuestas similares del sistema inmunológico.

Un grupo separado de 18 macacos (doce vacunados y seis no vacunados) fueron expuestos al MERS-CoV 19 semanas después recibir la vacunación de refuerzo. Aunque los macacos no desarrollan la enfermedad MERS, los investigadores observaron que los animales no vacunados experimentaron anomalías pulmonares indicativos de neumonía más intensos y de mayor duración que las observadas en los vacunados.

El equipo ahora está trabajando en el perfeccionamiento de las vacunas candidatas y, finalmente, podrán probar una vacuna de segunda generación en ensayos clínicos.

Comentarios de Facebook