Compartir

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El tenista español Rafa Nadal reaparecerá la próxima semana en las pistas del torneo de Hamburgo, de categoría 500 para la ATP y que se disputa sobre tierra batida, después de su temprana eliminación hace casi un mes en el torneo de Wimbledon, con la clara intención de recobrar confianza de cara al duro tramo final de temporada.

El de Manacor, que ha caído hasta el décimo puesto del ranking mundial en este año complicado, volvió al trabajo antes de lo habitual para poner a punto su juego. Y es que la temporada de altibajos para el ex número uno del mundo exige más dedicación si cabe en un Nadal que ya tiene en su palmarés (2008) esta prestigiosa cita alemana.

Tras ese 2014 de lesiones en su segunda mitad y contratiempos novedosos –muñeca, apendicitis…–, Nadal no tuvo el inicio de año esperado o deseado. Todo lo contrario. Ha sido un cara o cruz constante en el que el 14 veces ganador de 'Grand Slam' no ha terminado de despegar. Con sólo dos títulos en su haber –Buenos Aires y Stuttgart–, el tenista balear no piensa ni mucho menos en tirar la toalla.

Por primera vez en su carrera, Nadal no brilló en la gira europea de tierra. El rey de la arcilla llegó de vacío a Roland Garros, donde cayó ante Novak Djokovic en cuartos de final. Después, a pesar de ganar en hierba por primera vez en cinco años, el de Manacor no supo doblegar a un Dustin Brown con el que ya había perdido el año pasado en Halle, despidiéndose en segunda ronda del 'grande' británico.

Nadal ha sabido asumir su bajo momento y sigue con fe en un buen estado de forma. Sin lesiones que lastren su juego, sólo la confianza de ganar partidos guarda la llave para retomar su mejor versión. Para ello, Nadal acude a Hamburgo, necesitado de victorias y a su vez de puntos ATP. Sin embargo, el sorteo del cuadro alemán celebrado este sábado no fue benévolo con el español.

El de Manacor debutará ante su compatriota Fernando Verdasco. El zurdo madrileño pondrá a prueba a las primeras de cambio la fortaleza mental de Nadal. El número 10 del mundo tendrá que poner en práctica ese ejercicio de confianza, de frialdad, para sobreponerse a un rival con el que ha tropezado en los dos últimos enfrentamientos directos, el último este año en Miami.

En Hamburgo se dan cita jugadores con mucho nivel en tierra como Pablo Cuevas, Andreas Seppi, Lukas Rosol, Fabio Fognini, Juan Mónaco, Ernests Gulbis o los españoles Tommy Robredo, Nicolás Almagro, Roberto Bautista, Guillermo García-López… Sin duda una prueba exigente que tendrá que encarar con fe en sí mismo y agresividad desde el principio para marcar territorio.

Nadal disputará también el dobles, haciendo pareja con el también mallorquín Jaume Munar. Más partidos –aunque aquí el sorteo también deparó complicaciones ya desde el debut contra los primeros cabeza de serie, los italianos Simone Bolelli y Fabio Fognini– para tratar de levantar el vuelo de cara a un tramo final, sobre pista dura con el US Open como plato fuerte, con mucho por celebrar o seguir lamentando.