Quantcast

El Gobierno compra un cortijo de más de 1.000 has para aumentar el aporte de agua en Doñana

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El Gobierno ha acordado destinar un suplemento de crédito a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por un importe de 35 millones de euros con los que se adquirirá la finca 'Cortijo Los Mimbrales', en la corona forestal de Doñana para solucionar la sobrexplotación de acuíferos que aportan agua al Parque Nacional de Doñana.

Según ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, con la compra de esta finca, de 1.061 hectáreas se pretende paliar la sobrexplotación de acuíferos que abastecen de agua al “emblemático” Parque Nacional y, en definitiva, “solucionar” el problema del agua existente.

Así, ha precisado que el Cortijo se ubica en el sureste de la Corona Forestal de Doñana y que está incluída como tierras agrícolas de regadío en el Plan Especial de Regadíos de la zona.

La iniciativa, propuesta por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas permitirá realizar un proyecto de restauración hidrológico forestal en la finca, para restituir la red de drenaje natural y restaurar su cubierta forestal, pasando de ser una finca agrícola a ser forestal, contribuyendo a solucionar el problema del agua en el Parque Nacional de Doñana.

PARA EVITAR LA MULTA DE LA UE

La sobreexplotación de acuíferos que abastecen de agua a Doñana ha motivado que la Unión Europea haya abierto una carta de emplazamiento por incumplimiento de la Directiva de Aguas y Habitat.

La vicepresidenta ha indicado que en la finca tiene una superficie de 1.061 hectáreas, dedicadas actualmente en su mayoría al cultivo de cítricos, fresas y arándanos.

Con la adquisición de las 922 hectáreas de la finca de los Mimbrales se obtendrían con ella 6,8 hectómetros cúbicos de derechos de la finca para poner a disposición de las demandas ambientales de la masa de agua subterránea y para reducir las tensiones entre disponibilidad del recurso y demandas asociadas, produciéndose así un efecto medioambiental añadido con la posibilidad de reducir el volumen de los trasvases demandados por los regantes de la zona.

La explotación de la finca de los Mimbrales produce un efecto isla y ocasiona una clara desconexión entre los nuevos terrenos incorporados al espacio natural y los ya existentes.

La implantación agrícola de la finca dio lugar a una profunda alteración y modificación del sistema hidrográfico en las superficies ahora agrícolas, originando una grave perturbación en la hidrología del Parque Nacional de Doñana.

El cortijo cuenta con 15 sondeos perfectamente equipados y una amplia red de canales artificiales de drenaje, de unos 30 kilómetros que sustituyen a la red de drenaje natural.

El valor estimado de la expropiación de la totalidad de la finca supera los 50 millones de euros. No obstante, y con vistas a su financiación con el Programa Operativo FEDER Andalucía, se está analizando la posibilidad de no incluir en la expropiación aquellos elementos que no son de interés para el fin perseguido, por lo que el valor podría disminuir.

Comentarios de Facebook