Compartir

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Las selecciones de natación sincronizada y waterpolo serán las mejores opciones de medalla para España en los Campeonatos del Mundo de Kazán, que dan comienzo este viernes y concluyen el 9 de agosto, ya que la participación de Mireia Belmonte, debido a una lesión de hombro, aún no está confirmada de cara a la cita rusa, donde los españoles buscarán acercarse a las doce medallas de Barcelona 2013 (1 oro, 6 platas y 5 bronces) y medir su potencial a un año de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Ganadora de una cuarta parte de las preseas de hace dos años (2 platas y 1 bronce), Belmonte mantendrá hasta el último momento la duda sobre si nadará o no a orillas del Volga. El dolor en sus hombros y el objetivo de Río marcan con un interrogante la participación de la de Badalona, inscrita en 200 mariposa, 200 y 400 estilos, 400, 800 y 1.500 libre, pero que en el caso de acudir parece poco probable que haga un calendario tan extenso.

En caso de que la de Badalona no nade, será el turno de todos aquellos eclipsados por su fenómeno. Melani Costa, en 200 espalda y 200 y 400 libre, prueba esta última en la que fue plata en 2013, y Duane da Rocha, en 100 y 200 espalda, serán las principales bazas de medalla en la piscina en tal caso, liderando a una representación de hasta otros once nadadores, que serán de los últimos en empezar (2 de agosto).

Por ello, y a la espera de la decisión de la catalana, las principales opciones estarán con la selección femenina de waterpolo y con las 'sirenas' de la natación sincronizada.

Las 'guerreras del agua' tratarán de revalidar el único oro de España en Barcelona 2013, un metal que quieren repetir tanto en Kazán 2015 como en Río 2016, y que también se colgaron el año pasado en el Campeonato de Europa.

Del equipo que barrió en la Ciudad Condal y en el Europeo de Budapest del pasado verano, únicamente hay dos cambios, con Ona Messeguer y Andrea Blas (por lesión) dejando su plaza en la convocatoria de Miki Oca a dos grandes perlas como Judith Forca y Paula Leiton, de 18 y 15 años, que acompañarán al bloque ya conocido y liderado por Jennifer Pareja, Maica García o Laura Ester.

El equipo pretenderá volver a estar en la dura pelea por las medallas y confirmarse como la gran dominadora actual. Kazán, rival del debut el domingo, Nueva Zelanda y Canadá son los primeros rivales en el grupo, y Hungría, Estados Unidos y Rusia, los principales escollos hacia el oro.

LA 'SINCRO' PONE A PRUEBA SU RENOVACIÓN

Otras opciones de medalla vendrán por parte de la natación sincronizada, que afronta un campeonato importante con el objetivo de recuperar su posición en un deporte donde otros países al alza amenazan con cruzarse en sus deseos de medallas.

El año pasado, en los Campeonatos de Europa de Berlín, Ucrania superó a la sincronizada española salvo en las rutinas de solo, lo que unido al auge confirmado de China, le ponen el listón alto al equipo de Esther Jauma, que tratará de continuar firme en el podio en todas las disciplinas, con el hándicap de que en esta ocasión Ona Carbonell no competirá en combo y equipo.

La gran estrella de 'las sirenas', que buscan repetir el éxito de las siete medallas en los Campeonatos del Mundo de Barcelona 2013, evitará el desgaste físico, pensando en los Juegos, participando únicamente en el solo y en el dúo con Paula Klamburg en rutina libre, y en la técnica con Clara Camacho, debutante en esta prueba. Las innovadores coreografías y en el vestuario serán de nuevo puntales para acceder al podio.

Un combinado joven y renovado y con la novedad de un chico, el pionero Pau Ribes, de 19 años, que estará acompañado de toda una leyenda como Gemma Mengual, que a sus 38 años regresa a la competición tras retirarse en 2012, para debutar en la nueva modalidad mixta.

En aguas abiertas, Erika Villaécija, María Vilas, Héctor Ruiz y Antonio Arroyo serán los representantes españoles en 5 y 10 kilómetros, con la primera buscando su billete olímpico en la segunda prueba, mientras que Marga Domínguez afrontará los 25.

Finalmente, en los saltos, con la ausencia de Javier Illana, lesionado en la espalda, destaca la presencia del canario Carlos Gimeno, representante en los espectaculares saltos de gran altura. Rocío Velázquez, que saltará desde 1 y 3 metros, y Héctor y Nico García-Boissier, que también competirán en el sincronizado de 3 metros, completan la representación nacional.