lunes, 10 agosto 2020 7:40

El barómetro de la pobreza de Barcelona revela más desigualdades

Así lo ha revelado la concejal del área social del consistorio barcelonés, Laia Ortiz, que ha explicado que no basta con la medida de que los alimentos lleguen a todos los hogares de la ciudad.

El trabajo del departamento económico de Ada Colau se dirigirá, por ejemplo, a que todos los niños puedan vestir de acuerdo a parámetros de higiene y en consonancia con los compañeros de estudio.

También, a que puedan disfrutar de vacaciones con las becas del ayuntamiento y a que de manera alguna se sientan discriminados porque procedan de familias desestructuradas o de padres en paro que ya no reciben prestaciones sociales.

El barómetro de la pobreza infantil de Barcelona constata que esta se pone especialmente de manifiesto en algunos barrios en los que los menores tienen el triple de obesidad que los de otros emplazamientos, en su deficiente nutrición y en el abandono escolar del día a día que desemboca en dejar las aulas prematuramente para poder ayudar desde el ámbito laboral a sus familias.

En el programa de Barcelona en comú, la plataforma que ganó las elecciones del 24 de amyo, ya se exponía la necesidad de cubrir las carencias de estos menores afectados involuntariamente por el azote de la crisis y que sufren un claro riesgo de ser excluidos socialmente.

Nou Barris, Sant Martí, La Mina o La Selva son algunos de los barrios donde se prestará más atención a estas situaciones.

El nuevo equipo municipal de Barcelona pretende invertir más en cuestiones sociales que en ámbitos como la celebración de unas olimpíadas de invierno que, según su criterio, van adheridas a una elites deportivas que no son prioritarias para el consistorio.

Artículos similares