Compartir

Iceta le acusa de “desprestigiar” la Presidencia y la oposición suspende su gestión

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha negado este miércoles que se esconda tras la lista unitaria de Junts pel sí para no rendir cuentas de su gestión esta legislatura, y ha defendido no encabezar la candidatura porque se trata de un momento “excepcional”.

En la última sesión de control de la legislatura en el Parlament, ha asegurado que no es verdad que no dé la cara, y ha afeado al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que piense que todos los demás son tan “bobos” como para sumarse a un proyecto que sólo tiene como objetivo hacerle presidente a él.

Iceta le ha reprochado que, parapetándose tras Raül Romeva, Carme Forcadell y Muriel Casals, quiera “seguir siendo presidente pero no encabezar la lista”, y le ha acusado de que con esa estrategia desprestigia la institución de la Presidencia de la Generalitat.

“Josep Tarradellas, Jordi Pujol, Pasqual Maragall y José Montilla nunca hubieran hecho algo así”, le ha espetado, a lo que Mas ha respondido que ninguno de sus antecesores se encontró nunca en una situación como la actual, por lo que, a su juicio, no se puede vaticinar cómo habrían actuado.

También el líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, ha cargado contra Mas por querer llevar a cabo un ejercicio de “amnesia” y que en la campaña no se hable ni de corrupción ni de recortes, y ha alertado de que su formación –que concurrirá en la confluencia Catalunya sí que es pot– no se quedará de brazos cruzados.

EL PP, UN “HOOLIGAN”

El presidente de la Generalitat también ha rechazado las críticas de la líder del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho y de Herrera de que el bloque soberanista va perdiendo apoyos a medida que avanza, y ha remarcado que alrededor de la lista unitaria están CDC, ERC, entidades soberanistas, y ex del PSC, de UDC y de ICV.

Ha negado haber dicho que no votar esa lista era votar contra Catalunya, y ha defendido que, si gana la lista unitaria, seguirán trabajando para la independencia: “Algún día se sentarán a la mesa como la gente civilizada. ¿O seguirán haciendo el hooligan?”.

SIN RASTRO DE LA MOCIÓN DE CENSURA

De lo que no se ha hablado durante la sesión de control ha sido de la moción de censura contra Mas que el PP catalán dijo estar estudiando para torpedear el 27S, ya que Camacho no ha hecho alusión a la misma en su intervención.

Sí se han referido veladamente a ella tanto Iceta como el líder de C's, Albert Rivera, ambos para evidenciar que no la apoyarían: “No haré nada por intentar aplazar las elecciones”, ha zanjado el socialista, mientras que Rivera ha dicho alegrarse de que haya elecciones cuanto antes.

“INTOXICACIONES Y DESINFORMACIONES”

El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha defendido que con una eventual independencia Cataluña tiene la estabilidad económica asegurada, y ha pedido al presidente catalán, con quien compartirá lista el 27S, que trabaje “para comunicar a los ciudadanos esta realidad”.

Mas ha advertido de que a medida que avance el proceso soberanista los ciudadanos recibirán muchas “intoxicaciones y desinformaciones”, pero les ha pedido no tener miedo porque ha asegurado que las pensiones están asegurada en Cataluña porque es un territorio con más proporción de gente trabajando y salarios más altos que los de su entorno.

Ante una eventual independencia, Mas ha sostenido que la Generalitat está dispuesta a asumir una parte de la deuda pública total del Estado –que ronda el billón de euros, ha dicho– si “está dispuesto a dialogar”, pero si no, ha avisado de que los catalanes sólo deberán responder por el dinero que adeuda la administración catalana y los entes locales.

El líder de CiU en el Parlament, Jordi Turull, ha hecho un balance positivo de la legislatura en la Cámara repasando las 50 leyes que han salido adelante, ha mostrado gratitud por la colaboración que ha demostrado ERC, y ha criticado el tono “catastrofista y trufado de resentimiento” de otros grupos.

BALANCE “MODERADAMENTE FAVORABLE”

Todos los grupos de la oposición –a excepción de ERC– han aprovechado la última sesión de control para hacer balance de las dos legislaturas, y han coincidido en suspender a Mas –Camacho, le ha considerado “el peor presidente de la historia”– por, a su juicio, dejar Cataluña peor que la encontró en 2010.

Los partidos le han afeado los recortes en Salud, Educación y Bienestar Social, así como la falta de Inversiones en infraestructuras y el aumento de la deuda de la Generalitat, que prácticamente se ha doblado desde 2010.