Compartir

Asegura que el Gobierno intentará reactivar la ponencia de paz hasta el último minuto de la legislatura y advierte del retraso en el desarme

BILBAO, 22 (EUROPA PRESS)

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, cree que el pacto alcanzado entre PNV y PSE-EE de estabilidad institucional tras las elecciones municipales y forales podría facilitar que también en el Parlamento vasco se produjeran “puntos de encuentro” entre ambos partidos y, en concreto, en lo que se refiere al autogobierno vasco.

En una entrevista concedida a Europa Press, Erkoreka ha asegurado, cuando queda tan solo un año para que finalice la legislatura, que el Ejecutivo intentará reactivar la ponencia del paz del Parlamento “hasta el último minuto” porque no va a dar “nada por perdido”. Además, cree que la izquierda abertzale tiene que “fijar una posición clara, contundente e inequívoca respecto a lo que fue un pasado violento o de comprensión y apoyo a la violencia”.

El portavoz del Gobierno vasco ha recordado que la ponencia de autogobierno de la Cámara vasca “ha trabajado con intensidad durante estos últimos meses, ha solicitado y celebrado muchas comparecencias, y ha recabado informes del Ejecutivo y de otras instituciones para contrastar su posición y para documentarla mejor”.

En este sentido, ha afirmado que el gabinete de Iñigo Urkullu remitirá la documentación que le ha sido solicitada por el Parlamento el mes de septiembre, y a partir de ahí, “empieza el momento para adoptar posiciones”.

Josu Erkoreka ha manifestado que el Gobierno vasco cree que “el trabajo desarrollado en la ponencia parlamentaria tiene que empezar a alumbrar a partir de septiembre un nuevo escenario de autogobierno” y espera que “sea lo mas consensuado y amplio posible, y que pueda obedecer a los esquemas que, para el lehendakari, son fundamentales para todo lo que tiene que ver con la renovación del marco de autogobierno”.

“El lehendakari ha dicho que ahí hay que ajustarse a una secuencia, que, empezando por el diálogo y siguiendo por la negociación, culmine con un acuerdo institucional y con un refrendo popular”, ha indicado.

CONSENSO

A su juicio, “en esa secuencia de hechos se condensan los elementos de consenso imprescindibles para que pueda alumbrarse un nuevo escenario de autogobierno ya en el ultimo año de la legislatura”.

Erkoreka ha recordado que en septiembre se celebrará el pleno de política general, en el que el lehendakari expresará “su punto de vista sobre este particular”, mientras que la ponencia “dispondrá de todos los materiales necesarios para empezar a alcanzar ese amplio acuerdo que tiene que estar en la base de cualquier procedimiento de reforma del régimen de autogobierno que haya de concluir necesariamente con un refrendo de los ciudadanos”.

Preguntado por si es posible que el acuerdo alcanzado entre el PNV y el PSE-EE, pese a que no se circunscriba al Parlamento vasco, pueda facilitar un consenso con los socialistas esta materia, ha señalado que “los acuerdos llaman a nuevos acuerdos también cuando se establece una base consensuada para actuar de manera coordinada o conjunta”.

En este sentido, ha subrayado que, “cuando se comparten gobiernos de coalición, lo que se suscribe es una estrategia compartida de actuación institucional, no solo un compromiso de actuación coordinada”. “Estos acuerdos llaman a otros acuerdos y facilitan la consecución de nuevos acuerdos. Por tanto, vamos a rendir lo que de positivo tiene la existencia ya de acuerdos formalizados y que están en marcha de cara a la búsqueda de nuevos espacios de encuentro”, ha indicado.

Para el representante del Ejecutivo, en los próximos meses se puede “intensificar ese espacio de colaboración”. “Y es posible que, en ámbitos en los que hasta ahora no se han podido encontrar puntos de encuentro, sean factibles en el próximo futuro”, ha apuntado.

PONENCIA DE PAZ

Erkoreka ha asegurado que el Gobierno vasco tampoco dará “por perdida” la ponencia de paz e intentará reactivarla “hasta el último minuto” de la legislatura para que se puedan alcanzar “esas bases mínimas consensuadas que tienen que suscribirse entre las formaciones políticas para diseñar las bases de la convivencia futura”.

En este sentido, ha recordado que éstas deben “descansar en el mutuo reconocimiento, en el rechazo del mal injusto causado por la violencia del pasado y en el compromiso conjunto de construir la convivencia despreciando la violencia, despreciando el sectarismo y la descalificación mutua”.

“Sobre esto, el Gobierno sigue dispuesto a hablar y a buscar consensos. En ese empeño está y, por tanto, no renuncia a nada. Va seguir trabajando hasta el ultimo minuto de la legislatura, intentando buscar acuerdos en este ámbito”, ha destacado.

No obstante, ha dicho que lo que no puede asegurar el Ejecutivo es “el resultado” porque el acuerdo deben “construirlo los actores en juego, no solo el Gobierno”, y además, “se resiste” a que las dificultades que han existido hasta ahora “vayan a determinar inexorablemente el fracaso de cualquier intento en el futuro”.

Josu Erkoreka ha asegurado que el Ejecutivo “sigue con la misma ilusión, la misma disposición y el mismo empeño de trabajo que tuvo al principio de la legislatura, y sigue colaborando y hablando con los grupos parlamentarios para superar las dificultades”.

Además, ha recordado que el PNV “tiene un espacio de interlocución” con EH Bildu “en esta materia, que tiene sus bases y tenía unos horizontes a los que todavía no se ha llegado”. En esta línea, ha apuntado que la formación jeltzale “ha dicho en numerosas ocasiones que no ha abandonado esa interlocución porque espera todavía” que la coalición “adopte esas actitudes y posiciones” a las que se comprometió de reconocimiento del daño causado.

“Esos pasos todavía no se han dado, pero seguimos trabajando para que eso sea posible y esperamos que puedan hacerlo en lo que resta de legislatura, de manera que se produzca el encuentro con el resto de las formaciones políticas a la hora de fijar una posición clara, contundente e inequívoca respecto a lo que fue un pasado violento o de comprensión y de apoyo a la violencia que es preciso rechazar contundentemente”, ha indicado, para precisar que “es un camino que solo puede hacer la izquierda abertzale”.

DESARME DE ETA

Erkoreka ha recordado que el Gobierno vasco hizo hace unos meses una propuesta “para un desarme efectivo, que no encontró en aquel momento mucho eco satisfactorio por parte del entorno de la izquierda abertzale y tampoco por la propia ETA”. “A partir de ahí, yo creo que los hechos están poniendo claramente de manifiesto que retrasar el proceso de desarme es algo que solo puede redundar en perjuicio de la propia organización terrorista”, ha apuntado.

En este sentido, ha destacado que “las actuaciones policiales se siguen llevando a cabo, se están produciendo detenciones en torno a personas que parecen que tenían algo que ver con la gestión, el control y la posesión de esos armamentos”.

“Puede llegar el momento en el que el proceso de desarme ya no tenga sentido y no pueda ser algo que blandir por la propia organización ETA como algo positivo a aportar el proceso de pacificación porque ya no controla esas armas”, ha manifestado.

Por ello, ha advertido de que, “cuanto más se retrase el proceso de desarme, será peor para la propia organización”. “El que ellos retrasen el proceso de desarme no significa que los demás actores en este escenario no estén actuando, dando pasos y privándoles de más recursos y posibilidades de actuación”, ha reiterado.

A su entender, “está claro que, con el proceso de desarme, lo que ETA pretendía era ponerse en valor, trasmitir a la sociedad vasca la idea de que todavía tiene alguna capacidad de influencia, de condicionar el proceso de pacificación”. “Pero las últimas detenciones y actuaciones policiales apuntan en dirección contraria”, ha concluido.